Medusas gigantes de un metro de diámetro y "brazos" de más de cuatro de largo sorprendieron a los vecinos de Puerto Madryn quienes las descubrieron frente a las costas de la ciudad y aunque no producen daños graves, las autoridades advirtieron que pueden ocasionar intenso ardor en el contacto con la piel.

Se trata de ejemplares catalogadas científicamente como "chrysaora placomia", las cuáles se observan desde la superficie como "fantasmas" submarinos que son arrastrados por la corriente y provocan un fuerte ardor si los bañistas toman por descuido contacto con los filamentos de sus extremidades.

Estas "aguas vivas" arribaron a las costas del Golfo Nuevo y muchas quedaron varadas en la playa de Puerto Madryn.