Colectivos feministas, agrupaciones políticas, sindicales, movimientos sociales y ciudadanos independientes autoconvocados se movilizaron ayer en todo el país en el marco del 8M para protestar contra la ola de femicidios, travesticidios y la violencia de género en general.

En la Ciudad el epicentro de la marcha, miles de mujeres se concentraron en Plaza de Mayo y a lo largo de la avenida de Mayo hasta el Congreso de la Nación, donde finalmente confluyó la movilización. También hubo réplicas de las movilizaciones en ciudades como Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, La Plata, Rosario, Neuquén y Salta, entre otras.

Con banderas y distintivos, en la marcha porteña participaron agrupaciones como Ni Una Menos, Pan y Rosas, Las Rojas, Polo Obrero, UTEP, UTT, CCC, CTA y ATE.

En el cierre de la marcha que se dio en el contexto del Paro Internacional Feminista 8M 2021, bajo el título de "Nosotras Paramos", las organizaciones leyeron un documento que puso sobre la mesa una serie de demandas, entre ellas, una reforma judicial feminista, con paridad en la justicia y aplicación efectiva de la Ley Micaela.

Además, exigieron mayor presupuesto para los programas dirigidos a prevenir y combatir las situaciones de violencia de género y que se garantice tanto la aplicación de la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos.

En la puerta del Congreso se produjo un "verdurazo" por parte de organizaciones de base agraria para reclamar por el acceso a la tierra y el apoyo a la producción agroecológica, que en gran medida es sostenido por mujeres.

Las movilizaciones en todo el país se llevaron adelante luego de la conmoción que produjeron los últimos tres femicidios, que tuvieron como víctimas en distintos puntos de la Argentina a Úrsula Bahillo, Ivana Módica y Guadalupe Curual.

Las tres jóvenes tuvieron en común que realizaron denuncias ante la Justicia o la Policía contra sus ex parejas, pero sus reclamos fueron desoídos antes de ser asesinadas, lo que desencadenó fuertes cuestionamientos respecto a las fallas de las medidas restrictivas contra los agresores. En las últimas horas se agregó a la negra lista el crimen de Macareno Blanco, de 28 años, en la ciudad de Salta.

En declaraciones televisivas, la dirigente del PTS Myriam Bregman sostuvo, en sintonía con el Gobierno, que "la Justicia tiene gran responsabilidad en lo que está pasando" con los femicidios, pero consideró que "el Estado en su conjunto es responsable y el Gobierno mismo lo es porque no está tomando medidas" necesarias.

Además, propuso que las "miles de viviendas desocupadas y ociosas" que hay en el país, y en particular en la Ciudad de Buenos Aires, sean destinadas a "las mujeres que tienen que abandonar su hogar y no tienen adonde ir".