Los mineros de la cuenca carbonífera de Santa Cruz continúan hoy con la ocupación del ingreso a la boca de la Mina 5, en el sudoeste de la provincia, y convocaron a una marcha para el próximo jueves en rechazo a los 430 despidos que se produjeron en las últimas semanas.

Asimismo, solicitaron la mediación del obispo de Río Gallegos, Miguel Ángel D°Annibale, para que interceda y se pueda retomar el diálogo con la intervención de la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT).

Uno de los organizadores de la visita del obispo, Nicolás Fuentes, explicó a Télam que el religioso recibió “los documentos con las firmas de todos los gremios de la mina y de las fuerzas vivas para que nos ayude a restablecer el diálogo con las autoridades y encontrar una solución a este grave problema”.

En tanto, el titular de la Asociación de Trabajadores del Estado de Río Turbio (ATE) Miguel Páez dijo que “el ánimo de los compañeros es muy malo porque seguimos a la espera, con todo parado” y adelantó que “todo el pueblo” se movilizará el jueves próximo, con columnas que saldrán desde Río Turbio y 28 de Noviembre, que partirán en simultáneo hacia la empresa.