Monedas de un peso argentino que pertenecen a una serie con un insólito error en su diseño se convirtieron en valiosos objetos con precios de hasta seis cifras y son altamente demandadas en sitios de subastas y ventas online, como MercadoLibre. Sin embargo, coleccionistas alertan por estafas: realmente, ¿valen lo que piden?

Acuñadas en el año 1995 en Inglaterra, las monedas parecen a simple vista ser comunes y corrientes, como cualquier otra, pero algunas personas advirtieron que en su reverso cuentan con un error de ortografía: en lugar de decir "Provincias del Río de La Plata" se lee "Provingias". 

Las monedas de un peso con error alcanzan un valor de entre 12.000 y 150.000 pesos en sitios de e-commerce, como la firma de Marcos Galperín, MercadoLibre. 

En el sitio web especializado en Numismática ArgCollectibles, se vende un blíster del peso defectuoso de 1995. El precio es de 50 dólares, unos 9.250 pesos al valor de cambio no oficial.

Incluso existe una moneda en venta que además de contar con el error en la palabra "provincias", tiene un defecto en el contorno de la moneda. Esta es una de las piezas más valiosas, con un precio de $150.000 en la plataforma MercadoLibre. 

¿Es una estafa?

Un grupo nacional de coleccionistas de monedas, llamado "Numismática Argentina", alertó que la venta de este peso defectuoso podría tratarse de una estafa ya que no valen lo que piden.

"La Moneda de 1 peso error provín”G”ias no vale mucho mas que un peso. Por favor no comprar esas Monedas con el afan de revenderlas porque van a ser estafados", advirtieron desde su cuenta de Twitter.

La historia de las monedas de $1 peso con error

Las monedas de un peso con error se acuñaron originalmente en 1995 en la Casa de la Moneda de Inglaterra, durante la presidencia de Carlos Saúl Menem.

El Gobierno habría pedido acuñar 70 millones de monedas, y llegó al país un cargamento de 56 millones en el que se descubrió el error de ortografía. Sin embargo, la equivocación no se pudo remediar ya que las monedas debían comenzar a circular. 

En el caso de las 14 millones restantes el error fue subsanado y se acuñaron de manera correcta. 

En el libro "Errores de acuñación en la moneda nacional (1881-2016)", el especialista Ariel Dabbah cuenta que este error en la moneda de 1 peso 1995 ProvinGias es "sin dudas el caso más emblemático" en la numismática nacional. 

"El error ortográfico fue detectado a poco de salir las piezas a circulación cuando una parte significativa de la partida ya había sido enviada a los bancos", escribió. 

Además, Dabbah contó que la noticia sobre la insólita particularidad de estas moendas "copó los medios de comunicación" e incluso llegó a informarse erróneamente que el Gobierno haría un recambio de las piezas con errores, situación que no sucedió ya que gran parte de las monedas ya se encontraba en circulación o en los bancos.

Como se dijo anteriormente, parte del cargamento de las monedas no llegó a estar en circulación. Pero, ¿qué sucedió con ellas? 

El Banco Central decidió atesorarlas en las bóvedas de la institución para luego destruirlas. Pero, un acontecimiento cambió el destino de las monedas que desaparecerían. Cuenta Dabbah, que en el año 2011 se produjo un faltante en las monedas en circulación, situación que generó descontento de los ciudadanos que en ese momento las requerían para utilizar el transporte público. Por eso, el BCRA decidió sacar a la luz aquellas monedas de un peso "provinGias" de manera que éstas volvieron a circular por las calles argentinas