Tres parejas de mujeres denunciaron haber sido víctimas de discriminación por su orientación sexual en un camping sindical de la localidad santafesina de Oliveros, al ser reprendidas por besarse en la pileta con el argumento de que había "quejas de la gente", informó una fuente del área de Diversidad Sexual provincial.

El hecho que inicialmente se conoció en las redes sociales y luego generó la intervención oficial, ocurrió el domingo último en el camping que el Sindicato Unido Petrolero e Hidrocarburífero (Supeh) posee en Oliveros, a 50 kilómetros de Rosario.

"Sólo porque dos mujeres se demuestren su cariño (con abrazos y besos como todas las parejas), eso es un problema y una falta de respeto", sostuvo una de las involucradas, Victoria, en las redes sociales.

El subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe, Esteban Paulón, explicó a Télam que el episodio ocurrió el final de semana. El domingo, día de mayor asistencia al predio, el guardavidas "se les acerca y les plantea que había quejas de algunas personas porque estaban tocándose y besándose en la pileta", explicó el funcionario.