Una marcha multitudinaria en reclamo de justicia por el crimen a golpes del joven Fernando Báez Sosa. ocurrido en la ciudad balnearia de Villa Gesell hace un mes, se realizó ayer por la tarde frente al Congreso de la Nación.

La novia y los amigos de Báez Sosa fueron los primeros en entrar al escenario y se sentaron en el piso con un cartel con la cara del joven asesinado colgando en su pecho, mientras sostenían otro que dice "Justicia por Fernando. Asesinado en Gesell. Vamos sin violencia".

"Quiero justicia por mi hijo, lo que le hicieron es terrible, terrible, lo mataron a traición", dijo la madre de Fernando durante el acto. "Él está entre nosotros, para darnos fuerza, mi vida no es fácil y gracias a todos por acompañarnos", dijo Graciela Sosa durante el acto.

A las 18:33 los asistentes, varios miles de asistentes, comenzaron a cantar el Himno Nacional frente al escenario, donde cuelga una bandera gigante con la leyenda: "Dios te tiene en el cielo, nosotros en nuestros corazones". Además, desde la organización repartieron panfletos con la cara de Fernando que la gente levantaba al grito de "Justicia, justicia".

"La violencia es un flagelo que arrasa y destruye sin distinción alguna. No hay religión, clase social, nacionalidad, raza o edad que la frene. Por eso tenemos que decir basta de violencia, con energía y decisión para que se escuche en cada rincón de la Argentina", decía el texto que escribieron los padres de Fernando para convocar a la marcha.

Muchos de los manifestantes sostienen banderas argentinas, carteles con la cara de Fernando y pancartas que dicen "Todos con Fernando, la sociedad exige justicia".

Proceso

Los ocho rugbiers detenidos por el crimen, tendrán hoy la posibilidad de declarar en el marco de la causa, cuando la fiscal del caso vuelva a indagarlos y les impute a todos la coautoría y el doble agravante de la alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, así como las lesiones sufridas por los amigos de la víctima.

Los acusados transitaránnuevamente bajo un estricto operativo de seguridad el camino entre la Alcaidía de la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores hasta la ciudad de Villa Gesell, donde la fiscal Verónica Zamboni volverá a tenerlos frente a frente y les dará una nueva oportunidad de ejercer su derecho de defensa.