El exfutbolista Leopoldo Jacinto Luque, integrante de la Selección argentina campeona en el Mundial de 1978, falleció hoy a los 71 años, luego de varios días de internación por un cuadro de coronavirus.

El exfutbolista no presentó complicaciones durante los primeros días, pero en las últimas horas manifestó una saturación de oxígeno muy baja por lo que fue derivado de urgencia a la Unidad de Terapia Intensiva, donde lamentablemente falleció.

El también ex DT de Unión de Santa Fe entre 1986-1987 (su primer equipo) sufrió en las últimas horas una obstrucción pulmonar por lo que era considerado paciente de riesgo. "Estoy bien, controlado con medicamentos por la obstrucción que tengo, pero no presento ningún síntoma. Deberé pasar diez días en mi casa aislado y lo que más me molesta es que no podré nadar en la pileta que tengo en el patio", había declarado cuando se hisopó, el pasado 29 de diciembre.

La carrera de Luque

Luque surgió en Unión de Santa Fe, pasó por Rosario Central y River, para luego volver al "tatengue", Deportivo Tampico (México), Racing, Santos de Brasil, Boca Unidos de Corrientes, Chacarita Juniors y Deportivo Maipú de Mendoza, en donde se retiró.

El atacante jugó el Mundial de Argentina 1978 y se consagró campeón con el equipo conducido por César Luis Menotti: en el certamen marcó cuatro goles en los cinco cotejos que disputó.

Al terminar su carrera como jugador, fue entrenador y pasó por los banquillos de Unión de Santa Fe, Central Córdoba de Santiago del Estero, Belgrano de Córdoba, Deportivo Maipú, Gimnasia y Esgrima, Independiente Rivadavia y Argentino, estos cuatro últimos todos de Mendoza, donde estaba radicado desde hacía años.

Con la muerte de Leopoldo Jacinto Luque ya son seis los campeones del mundo que fallecieron. Tres del Mundial 78 (Rubén Galván, René Houseman y Luque) y tres del Mundial 86 (José Lius Cucciufo, José Luis Brown y Diego Maradona)

Los jugadores de Unión de Santa Fe, club que lo vio nacer, le habían enviado un mensaje de aliento tras conocerse la noticia de su internación. “Fuerza Leopoldo, todo Unión está con vos”, fue la consigna elegida por el club para que los titulares posaran en la clásica foto previa al inicio del encuentro en el Estadio 15 de Abril.

El sufrido partido contra Francia en el Mundial del ´78

Con cuatro goles en cinco partidos y una actuación destacada ante Francia, Luque logró la primera copa del Mundo para el país. En el segundo partido del torneo, el surgido de Unión marcó un golazo para el 2 a 1 ante Francia, que le aseguró la clasificación a Argentina a la siguiente fase..

Sin embargo, en ese mismo partido se luxó el codo y terminó el partido con el brazo colgando, y un ojo en compota, pero no quiso salir del campo de juego para no dejar al equipo con 10 hombres ya que había agotado los cambios. Se aguantó el dolor hasta el final.

Esa misma mañana, su hermano Oscar, de 25 años, había perdido la vida en un accidente automovilístico cuando viajaba de Santa Fe a la Capital Federal para ver el partido.

Luque jugó el partido hasta el final pese al dolor, sin saber que esa mañana su hermano había muerto

“El Pulpo” jugó frente a Francia sin saber sobre el fallecimiento de su hermano.

Es que su papá había pedido que le avisaran después del encuentro ante Francia. Luque se enteró al otro día, por la mañana. Veló a su hermano, y no estuvo en los partidos frente a Italia y Polonia. No tenía ganas de volver, pero su tío lo  convenció de reincorporarse después de decirle: Tenés que estar, Dios quiso que así sea".

"Mi hermano, que era ciclista profesional, siempre iba a verme jugar y tuvo esa mala suerte (...) Mis padres y mi cuñada se pusieron de acuerdo para no decirme nada. De su muerte, me enteré al día siguiente. Mi viejo intentó calmarme y yo le dije: ‘¿Por qué no me avisaron antes?´. Recuerdo que me contestó: ´¿Para qué íbamos a avisarte antes, para que te fueras de la concentración. Nosotros no estamos tranquilos, pero aceptamos que Dios quiso que sea así y Dios sabrá por qué", recordó sobre lo sucedido.

"Los milicos no me mataron de milagro"

En diálogo con el diario Clarín, Luque había revelado que apenas pasado un año después de haber ganado el mundial '78, lo secuestraron, le robaron y no lo mataron "de milagro". "Esto no lo conté nunca (...) Al principio no dije nada por miedo. Andá a saber si estos loquitos me reconocen, saben dónde vivo y me vienen a buscar. Después fue pasando el tiempo y, qué se yo, lo tenía ahí como una cosa más", comenzó su relato.

Luque confesó que "le daba bronca" que dijeran que el equipo de César Luis Menotti había salido campeón gracias a la dictadura. "Dicen que andábamos con los milicos y a mí los milicos me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro. Ya te digo: cuando empecé a caminar y a encarar para el descampado, en mi cabeza solo esperaba el sonido del disparo, el ‘¡Puum!’ que me matara", develó.

Luque temió por su vida en 1979

Según su relato, Luque había ido a ver a sus compañeros jugar en el Monumental y, cuando volvía a su casa en Martínez, un auto lo interceptó a pocas cuadras de llegar. "Veo que se baja un tipo corriendo. En una mano levantaba una chapa de Policía y en la otra tenía una pistola. Se me acerca y me pide los documentos. Yo le dije que sí, que se los daba. No entendía nada. Los tenía en la guantera, dentro de un sobre. Y el tipo me amenaza: ‘Quedate quieto porque te arranco la cabeza de un tiro’. En ese momento, otra persona entró por el lado del acompañante, abrió la guantera, agarró todos los papeles que tenía y se me sentó al lado", recordó.

Los atacantes lo obligaron a salir de su auto y comenzar a caminar. Pese a que quería ir hacia la zona de la autopista Panamericana, le dijeron que fuera para el otro lado. En la entrevista, el exdelantero expresó el miedo que sintió de que lo mataran. Le robaron el auto y algunas pertenencias como dinero y anillos. Afortunadamente lo dejaron libre. Fueron unas horas después, ya en la comisaría, donde la autoridad a cargo le preguntó: “¿Lo apuntaron con un arma así (y la apoyó sobre la mesa, mostrándosela)? ¿Tenían el pelo así (y señalaban a otro oficial de la comisaría)? Bueno, (los que le robaron) son policías o militares”.

El documental que cuenta la vida de Luque

Luque cuenta con una película sobre su vida, estrenada en Cablevisión y en Directv, dirigida por Matías Riccardi. En esta película, tipo documental, se cuenta la vida del santafesino campeón del mundo desde sus inicios en el fútbol. Leopoldo mismo, como actor principal de su propia biografía, narra de qué manera se produjo su llegada a Unión, no sin antes pasar por su infancia y por aquéllos lugares en los que aprendió a dominar la pelota y aprender los secretos de un juego, el del fútbol, que lo llevó a la fama.

Sus tiempos en Unión, en Atenas de Santo Tomé (jugó en Liga y convirtió muchísimos goles), Rosario Central, la vuelta a Unión para ascender en 1974 y quedarse a brillar en el Metro del 75 de la mano del Toto Lorenzo, su transferencia a River (record en el fútbol argentino en aquél entonces), su gran actuación y los títulos en el “millonario”, su paso por la selección, la muerte de su hermano y la fractura en pleno Mundial y todo lo que siguió en su carrera deportiva, que se prolongó luego cuando fue entrenador en varios equipos de nuestro país, hasta afincarse definitivamente en Mendoza.

Fillol, Kempes, Bertoni, Olguín, Ortiz, Killer, entre otros compañeros en la selección campeona del mundo, más el aporte de gente que lo conoció muy de cerca como el Beto Acosta (Leopoldo fue su entrenador en Unión), el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio y periodistas de Buenos Aires (Macaya Márquez, Fabbri y Fernando Bravo, entre otros) y de Santa Fe, como Ricardo Porta, Enrique Miguel Cruz y Enrique Cruz (h), participaron de un recorrido de alguien que desde lo más bajo llegó a lo más alto y que más allá de su calidad técnica y de sus condiciones naturales, se empeñó en mejorar, en dar todo de sí con cada camiseta que vistió y trascender las fronteras.