La artista y diseñadora Sofía Sarkany murió este lunes a sus 31 años, a tan sólo una semana de ser madre a través de un vientre subrogado. Desde 2018 luchaba contra el cáncer de cuello de útero, que en las últimas semanas se había agravado.

Ricky Sarkany y sus hijas, con Sofía a la izquierda

La hija del empresario zapatero Ricky Sarkany estaba internada en Miami, la misma ciudad donde el lunes 22 de marzo había nacido su hijo Félix, que tuvo por subrogación de vientre junto a su pareja Tomás Allende. El fin de semana, falsas versiones periodísticas aseguraban que había muerto, cuando en realidad se encontraba en coma inducido.

"Félix nació a las 12:41 y pesó 3.245 kg", había contado hace una semana Ricky Sarkany en su cuenta de Instagram al dar a conocer la noticia del nacimiento de su nieto, primer hijo de Sofía. Según Infobae, las palabras de despedida de la joven a sus padres fueron: “Fui muy feliz”.

Sofía Sarkany estudió Historia del Arte en la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Arte. Hizo la carrera de diseño gráfico y participó de varios talleres de arte. Terminó su formación con Bellas Artes en el Saint Martins de Londres, y por su pasión por la moda y el diseño, iba a ser heredera de la marca de su padre.

Qué es el cáncer de cuello de útero y el HPV

Sofía Sarkany había sido diagnosticada en 2018 de cáncer cervical o cáncer de cuello uterino. Esta enfermedad sucede en el canal cervical que une el útero con la vagina, y surge a raíz de una infección con el virus del papiloma humano (VPH), más conocido como HPV por sus siglas en inglés. El virus puede afectar la piel, la zona de la boca, la zona genital o anal.

El HPV genital se transmite de una persona a otra, mediante el contacto piel con piel en las relaciones sexuales sin protección. No se puede contraer al usar inodoros, compartir cubiertos o en la pileta. "Es un virus de fácil transmisión y es muy común. Se estima que 4 de cada 5 personas (es decir, el 80%) van a contraer uno o varios de los tipos de VPH en algún momento de sus vidas. Tanto mujeres como varones pueden contraer y transmitir el VPH", explicó Fundación Huésped.

Al contagiarse con el HPV, el sistema inmunológico del cuerpo generalmente evita que el virus haga daño, pero en algunas pocas personas el virus sobrevive durante años, y contribuye así al proceso que hace que algunas células del cuello uterino se conviertan en células cancerosas. Por eso, en muchos casos permanece latente en el cuerpo y los problemas pueden surgir largo tiempo después del contagio. Sin embargo, esto no es así siempre: puede generar sólo verrugas en la boca, ano o genitales, o no generar ningún tipo de síntoma o molestia en toda la vida de la persona contagiada.

Es importante saber que si bien el cáncer de cuello de útero sólo afecta a mujeres o personas con vagina, el virus del papiloma humano puede ser transmitido por cualquier persona, por lo que para prevenirlo es fundamental usar preservativos a la hora de mantener relaciones sexuales, al igual que sucede a la hora de cuidarse de otras enfermedades o infecciones de transmisión sexual como el VIH.  En el hombre, el VPH puede causar cáncer anal y cáncer de pene.

Hay dos tipos de HPV, según informa Fundación Huésped en su sitio web:

  • Los VPH denominados "de bajo riesgo", que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y que no evolucionan a lesiones precancerosas o cáncer.
  • Los VPH denominados "de alto riesgo" pueden llegar a provocar la alteración de las células generando lesiones precancerosas, que con el tiempo pueden evolucionar y convertirse en un cáncer.

"El tipo de cáncer más común causado por los VPH de alto riesgo es el cáncer de cuello uterino. Los demás tipos de cánceres genitales relacionados con el VPH (de pene, de ano) son menos frecuentes. El VPH se ha vinculado también a algunos cánceres de la boca y la garganta", indicó la organización de infectólogos.

Cómo detectar el cáncer de cuello uterino

El virus del papiloma humano se puede detectar con la prueba de HPV y con la prueba de Papanicolau (comúnmente llamado PAP). Los estudios permiten identificar alteraciones en el cuello del útero que dan cuenta de la posibilidad de que se desarrolle cáncer cervical.

El PAP es un exámen pélvico que realizan los médicos ginecólogos y que se recomienda hacer todos los años, desde al menos los 25 años de edad, para detectar cualquier posible problema en la zona vaginal y uterina, como alteraciones en las células del cuello del útero antes de que se desarrolle el cáncer.

Vacuna contra el HPV en Argentina

En Argentina, la vacuna contra el HPV es parte del calendario de vacunación y se aplica de manera gratuita y obligatoria a todas las niñas y niños de 11 años del país junto con las otras tres vacunas que se dan a esa edad según el cronograma oficial (la triple viral, la de la hepatitis B y la triple bacteriana acelular). Se aplica a esa edad ya que hay una mayor eficacia inmunológica al ser aplicada entre los 9 y 13 años, antes del contacto con el virus.

El Estado nacional le garantiza a cada niña de la población objetivo tres dosis de la vacuna. Luego de la primera, la segunda se aplica al mes y la última a los seis meses. Se debe cumplir con el esquema completo de tres dosis para que la que inmunización sea efectiva.

La vacuna contra el VPH se incorporó en el año 2011 para todas las niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000, y en 2017 se amplió para todos los varones de 11 años nacidos a partir del año 2006. No requiere orden médica y es gratis en todos los vacunatorios, hospitales públicos y centros de salud del país.

Sin embargo, la vacuna también se puede aplicar a adolescentes de más edad e incluso adultos que así lo elijan hasta los 45 años, aunque en esos casos no será gratuita ni obligatoria.

Como estrategia nacional adicional, se recomienda la vacunación contra VPH para mujeres y varones entre 11 y 26 años que vivan con VIH y trasplantados con esquema de 3 dosis (0, 2 y 6 meses). Centros de salud y hospitales públicos tienen vacunatorios con acceso gratuito para administrar las vacunas que están dentro del Calendario Nacional de Vacunación. 

De acuerdo a recomendaciones de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), se sugiere vacunar contra VPH a personas de entre 27 y 45 años con condiciones de base o con factores que los pueden hacer más vulnerables a la infección como tener diabetes, haber recibido un trasplante, tener enfermedad autoinmune como artritis reumatoidea o lupus, entre otros. Además, se aconseja “considerar” la vacuna en personas de entre 26 y 45 años sin factores o condiciones predisponentes.