La directora del Instituto de Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires, Nora Etchenique, sobreviviente de la última dictadura y una de las principales impulsoras del tratamiento con plasma sanguíneo para el coronavirus (Covid-19), murió este viernes en un accidente de tránsito ocurrido en la autopista Buenos Aires - La Plata.

Así lo confirmó el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán en su cuenta de Twitter: "Desolación, pena infinita. Acaba de fallecer la Directora del Instituto de Hemoterapia de la PBA en un accidente. Murió luchando a destajo contra la pandemia. No sé qué decir. Nora Etchenique. Excelente funcionaria y compañera. Que en paz descanses, querida amiga".

Según trascendió, este viernes por la mañana el auto en el que iba la funcionaria -que vivía en la localidad bonaerense de San Antonio de Padua- se habría despistado a causa de las malas condiciones climáticas.

El accidente ocurrió en el kilómetro 51 de la autovía y Etchenique habría fallecido en el acto, mientras que el chofer resultó ileso.

El gobernador de la provincia, Axel Kicillof, expresó sus condolencias ante la muerte de la funcionaria en su cuenta de Twiter: "Lamentamos el fallecimiento de Nora Etchenique, directora de Hemoterapia de la Provincia. Nuestras condolencias a su familia y seres queridos, y el agradecimiento por su incansable labor en la lucha contra la pandemia y su trabajo en el desarrollo del tratamiento con plasma".

Plasma sanguíneo

En los últimos meses, Etchenique estaba dedicada plenamente a la tarea de investigación del tratamiento para el coronavirus mediante la aplicación de plasma sanguíneo.

En las últimas entrevistas brindadas a los medios de comunicación, la funcionaria explicaba los beneficios de la donación de plasma de pacientes recuperados de Covid-19.

Este jueves, y en su última visita pública, Etchenique había visitado junto a las autoridades del municipio de Morón el Centro Regional de Hemoterapia en la localidad de Ciudadela, donde se realiza la donación de plasma.

Nora Etchenique

Etchenique era hija de Horacio Alejandro Etchenique, un dirigente del Partido Comunista de la zona oeste del Conurbano, y comenzó a militar a sus 14 años. En su juventud, participó de la Federación Juvenil Comunista (FJC).

El 1 de abril de 1977 fue secuestrada junto a su padre, y tras pasar por diferentes centros de detención la llevaron a la "Mansión Seré", donde estuvo unos 15 días y luego la liberaron.

En 2014, la médica fue testigo del juicio contra militares realizado en el Tribunal Oral N° 5 de San Martín donde relató haber sido víctima de "dos sesiones de tortura, dos interrogatorios y varias violaciones".

En 1979, Etchenique recibió su título universitario y comenzó a trabajar en el hospital Zubizarreta, del barrio porteño de Devoto. Luego se sumó al servicio de Hemoterapia, se perfeccionó en Francia y en 1983 ingresó a esa área del hospital Güemes de Haedo.

Permaneció en ese centro de salud por 17 años hasta ser nombrada como directora del servicio. Coordinó el Instituto provincial en la región sanitaria VII de la provincia de Buenos Aires y en el año 2000 comenzó a trabajar en el Ministerio de Salud bonaerense.

Se desempeñó en diversos cargos hasta que en 2008 fue designada directora del Instituto de Hemoterapia hasta 2015, cargo al que volvió en diciembre pasado tras el cambio de autoridades.