Un hombre de 83 años y nacionalidad argentina, que estuvo en el barco de Buquebus en el que viajó un joven infectado con coronavirus, murió contagiado de la enfermedad tras dirigirse a la ciudad uruguaya de Punta del Este, donde residía.

El hombre había violado la cuarentena al intentar cruzar el puente internacional General San Martín, que une Gualeguaychú con Fray Bentos, por lo que fue retenido tres días en la ciudad entrerriana junto a sus acompañantes, en la casa de una familia amiga.

En Gualeguaychú fue imputado por la Justicia Federal y por su comportamiento debieron cumplir con aislamiento 21 gendarmes y también el matrimonio que lo alojó en esa ciudad.

Finalmente, pudo cruzar a Uruguay y al empezar a sentir síntomas acudió al médico en el departamento de Maldonado, donde le confirmaron que se encontraba infectado, informaron medios entrerrianos.

Este martes, el argentino se convirtió en el fallecido número 11 por la pandemia en Uruguay, en el que ya hay 12 víctimas fatales.

El 20 de marzo pasado, los pasajeros y la tripulación de un barco de Buquebus que viajó desde Montevideo a Buenos Aires fueron puestos en cuarentena, después que un joven de 22 años llamado Luca Singerman, admitiera que había contraído coronavirus.

Singerman, el ex rugbier, aseguró que había llegado a Uruguay con un grupo de amigos tras visitar Holanda y al sentir síntomas se realizó un test, pero no esperó los resultados para subirse al Buquebus y ocultó a las autoridades la decisión, ante el temor de que se cerraran las fronteras, tal como ocurrió días más tarde.

La causa penal en la que está imputado Singerman está a cargo de la Justicia Federal.

El pasado 25 de marzo y tras ser indagado por el juez federal Luis Rodríguez, a través de videoconferencia, el joven que estaba internado en el Sanatorio Agote, recuperó su libertad, pero sigue siendo investigado.