Un grupo de científicos de la Universidad Nacional del Comahue hallaron los restos de un dinosaurio de más de 90 millones de años tras la baja en el lago Barreales de la provincia patagónica. 

Se trata de un ejemplar del Futalognkosaurus que vivió en el Cretácico Superior y cuyo nombre en mapuche significa “el gran jefe o cacique de los dinosaurios”.

Esta especie es considerada como una de las naves insignias de la paleontología local: no solamente se encontró el 70% de su esqueleto en el 2000, sino que su rescate le dio vida al parque geopaleontológico Proyecto Dino, destacó el portal LM Neuquén.

"Los dinosaurios no tienen sexo, al menos que haya una evidencia que lo confirme”, explicó el paleontólogo Jorge Calvo, al intentar establecer algún tipo de relación con los restos hallados 21 años antes, por lo que tampoco se debería desestimar que se trate de un “hijo”.

El equipo integrado también por  los geólogos Federico Narváez y Gabriel Asencio; el técnico paleontológico Juan Mansilla, y el colaborador Nicolás Fuentes, trabaja contra reloj, ya que la bajante del lago Barreales es la que permitió dejar al descubierto los fósiles que volverán a quedar abajo del agua dentro de un mes, aproximadamente.

¿Cómo era el Futalognkosaurus?

El Futalognkosaurus fue un saurópodo con cola larga, cuello largo y cuerpo gigante, cuya longitud se estima de entre 26 a 30 metros y un peso de 38 a 50 toneladas.

Ejemplar de un Futalognkosaurus exhibido en el Museo Americano de Historia Natural

Tenía un comportamiento del tipo gregario que les permitía tener una mayor seguridad ante los depredadores de su ecosistema, como el megarráptor. Se cree que estos titanosauroides vivieron hace unos 87 millones de años en un ambiente húmedo en el que abundaban lagos y lagunas con una gran variedad biológica.