Un niño argentino de 13 años se volvió millonario con tan sólo un juego de video. Este fin de semana se llevó a cabo la competencia mundial del Fortnite en la categoría Solitario en el estadio Arthur Ashe de Nueva York, donde se disputa anualmente el US Open. Entre los 100 mejores jugadores del mundo que fueron anteriormente preseleccionados, Thiago Lapp ganó el quinto puesto consiguiendo un premio suculento de 900.000 dólares, los cuales se suman a los 50.000 dólares que ya había ganado en la modalidad de parejas.

El argentino lleva el nombre de King y logró su boleto a la cita mundialista en la etapa clasificatoria que se extendió desde el 13 de abril hasta el 16 de junio. Para poder conseguir un lugar en el evento, King tuvo que enfrentar por varias semanas a miles de jugadores virtuales. Lapp es uno de los jugadores más jóvenes, dado que tiene la edad mínima para participar. 

El videojuego tiene más de 250 millones de usuarios en todo el mundo, en Argentina ocupa uno de los primero lugares entre lo más jugado. La competencia fue realizada por la empresa  Epic Games (la desarrolladora del videojuego), la misma que desarrolló hace dos años la primera Copa Mundial del Fortnite. Se llevaron adelante dos certámentes, el primero fue la final en duplas donde participaron 50 equipos en simultáneo, Thiago participó y ganó, y la segunda fue la final en solitario donde hubo 100 contricantes. 

El editor del Fortnite distribuyó US$30.000.000 en premios durante la última final de la World Cup. En tan solo unos minutos, el nombre se convirtió en tendencia de las redes sociales y algunos influencers y youtubers argentinos más conocidos siguieron su participación en vivo para apoyar a King. Por su parte, el primer puesto lo ganó Bugha y consiguió un premio de US$3.000.000