Atardecía sobre Paris cuando el humo empezó a asomarse por encima de la Catedral de Notre Dame, edificio icónico de la ciudad y uno de los más visitados por viajeros de todo el mundo. Mientras subían las llamas indomables por el templo que estaba desde hacía semanas en refacciones, turistas ocasionales y empleados que salían de las oficinas presenciaban atónitos una tragedia impensada. A veces en silencio, a veces cantando himnos, vieron arder ocho siglos de historia.

El incendio desplegó un operativo salvataje con más de 400 personas combatiendo ayer durante horas el fuego y vecinos de la zona fueron evacuados. Al cierre de esta edición la situación estaba controlada, y los bomberos informaron que la estructura de Notre Dame "está a salvo y preservada en su conjunto". Una información que tranquiliza a todo el país, ya que tanto los bomberos como el Gobierno llegaron a dudar de que el edificio se pudiera salvar. Lamentablemente, al menos uno de los bomberos estaría en grave estado.

Las llamas se propagaron rápidamente y una enorme nube de humo visible a kilómetros de distancia. Uno de los momentos de mayor angustia fue cuando, a los pocos minutos de comenzado el siniestro, colapsó la famosa aguja gótica de la catedral, generando exclamaciones entre la multitud. También cedió parte del techo.

Presente en el lugar, el presidente de Francia, Emmanuel Macrón, anunció cuando ya caía la noche que volverán a construir la catedral y consideró que "lo peor se ha evitado". "Vamos a reconstruir Notre Dame todos juntos, lanzaremos una campaña de recolección de fondos, tanto en Francia como en el extranjero para ese proyecto", dijo Macron y agregó: "Es nuestra historia, el lugar donde vivimos nuestras guerras y liberaciones, es desde donde parten todas las distancias", dijo.

La Fiscalía de París inició una investigación para determinar las circunstancias que dieron origen al incendio que se declaró a las 18.50 hora local en el techo del templo, que ya había sufrido daños por un incendio en 1871.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, agradeció la ayuda porque es "un drama para todo el mundo. Pensé en estas imágenes de la liberación de París, donde se dice que cuando sonaron las campanas de Notre Dame se escucharon en Buenos Aires", dijo.

Joya histórica, obra maestra del estilo gótico

La Catedral de Notre Dame de París, que se incendió, es uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, donde han pasado hitos en la historia de este país, y una de las obras claves de la arquitectura gótica.

Situada en la pequeña isla de la Cité (lugar donde los celtas celebraban sus cultos en la antigüedad y donde existió la primera Iglesia de la ciudad), rodeada por las aguas del río Sena, su construcción comenzó en el año 1163 y se terminó en el año 1345. Se convirtió en uno de los monumentos más populares de la capital francesa, visitada 13 millones de turistas por año.

Durante la Revolución Francesa muchos elementos de la Catedral fueron destruidos y varios tesoros robados. Entre sus paredes tuvieron lugar acontecimientos históricos como la coronación de Napoleón y Enrique IV o la beatificación de Juana de Arco.