Tras permanecer cerrados durante casi dos meses por el aislamiento social, preventivo y obligatorio para prevenir la expansión del coronavirus, la Ciudad de Buenos Aires sumará más rubros para encender la actividad comercial que había quedado limitada a servicios esenciales como alimentos y farmacias y productos de higiene.

Con el nuevo esquema de acceso de actividades vuelven a abrir sus puertas comercios minoristas como viveros, joyerías, mueblerías, y concesionarias de autos y motos, entre otros.

El horario de funcionamiento de la actividad comercial será entre las 11:00 y hasta las 21:00 como lo estableció el Gobierno porteño.

Entre las actividades que se suman encuentran comercios del rubro antiguüedades, objetos de arte, materiales de construcción clase I (exposición y venta), semillas, plantas, artículos y herramientas para jardinería, animales domésticos, artículos para el hogar y afines.

También artículos publicitarios, vidrios y espejos, relojería, armería, almacén naval, toldos y accesorios, mueblerías, local de venta de repuestos y accesorios para automotores, inmobiliarias, agencias de Lotería y Quiniela, marroquinería y carteras, más el resto de comercios minoristas de cercanía, exceptuando los de indumentaria y calzado.

Este martes, en la Ciudad, ya se habilitaron las librerías, las jugueterías, florerías, perfumerías, decoración, materiales eléctricos, electrodomésticos, instrumentos musicales y bicicleterías.

Las reglas de seguridad e higiene para los comercios que reabrirán las puertas mañana son las mismas que ya rigen desde este martes: una persona cada 15 metros cuadrados en el interior del local y nadie puede entrar sin tapabocas. Para las personas que irán a comprar, está establecido que quienes tengan terminación de DNI el número par podrán ir los días pares, mientras quien tenga un DNI con finalización en número impar, podrá ir en día impar.

Ferias itinerantes

La ministra de Espacio Público e Higiene Urbana del gobierno porteño, Clara Muzzio, dijo que "lo más importante es que los vecinos tengan la voluntad de aceptar los cuidados que les sugerimos" en la nueva fase del aislamiento, y destacó que las cuatro ferias de la Capital Federal que volvieron funcionar lo hicieron adaptadas a un protocolo de seguridad? para prevenir el coronavirus.

La funcionaria explicó que un cuerpo de inspectores es responsable de controlar que se cumplan las medidas establecidas en el protocolo de salud. Señaló, además, que confía en el "buen comportamiento y adaptación que tendrán feriantes y vecinos, como ya lo vienen demostrando con el uso obligatorio del tapabocas y el distanciamiento social".