Con cambios en la circulación, restricción en determinados horarios y propone vías exclusivas para los distintos tipos de vehículos, desde este jueves rige el nuevo esquema de circulación a través de los 111 accesos a la Ciudad de Buenos Aires.

La nueva implementación anunciada ayer por el ministerio de Justicia y Seguridad porteño tiene el objetivo de agilizar el tránsito vehicular y evitar demoras, en el marco de la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

El Puente Pueyrredón que une el partido bonaerense de Avellaneda con el barrio porteño de Barracas estará habilitado para la circulación de vehículos particulares, por el carril izquierdo, y transporte de cargas, por el derecho.

En tanto, el transporte público, el personal de sanidad y de las fuerzas de seguridad que acceden desde Avellaneda, deberán hacerlo por el viejo puente Pueyrredón.

Con respecto al Puente Avellaneda, que enlaza ese partido bonaerense con el barrio de La Boca tendrá horarios diferidos para el sentido de circulación, ya que de 6 a 12 solamente se podrá acceder sentido a la Ciudad, y fuera de ese horario será doble mano.

El Puente de la Noria sólo estará habilitado para personal de sanidad y seguridad, y el Puente Alsina para todos los vehículos, menos para transporte de cargas.

En tanto, el acceso a la Ciudad por General Paz y Libertador quedo habilitado desde las 0 de hoy "para el ingreso general de vehículos".

En total hay 24 accesos semi habilitados, 26 puentes peatonales y 14 puntos de acceso para tránsito particular, de transporte público y de cargas.

Los otros 47 puntos de acceso a la Ciudad continuarán cerrados, con vallas y presencia de seguridad para ser abiertos sólo en casos de emergencia.

En todos los accesos hay efectivos de las distintas fuerzas de seguridad que controlan que quienes circulan tengan los certificados correspondiente para poder transitar en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional el pasado 20 de marzo.