Del total de los rubros comerciales que fueron habilitados para trabajar, el 82% logró abrir sus puertas y la facturación promedio fue del 31% en comparación con un día normal, reportó la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba).

Las inmobiliarias y las concesionarias de autos y motos mostraron un nivel de apertura del 100%; las joyerías y las relojerías, de 72%; los locales de bijouterie, de 65%, y las mueblerías de 64%. La segunda etapa de la reapertura comercial dispuesta en la Ciudad de Buenos Aires mostró afluencia de público, pero bajo nivel de consumo.

Muchos locales demoraron varias horas en abrir sus puertas al público ya que tuvieron que acondicionar los establecimientos que permanecían cerrados desde que se decretó la cuarentena. El promedio de facturación que mostró la primera jornada para los nuevos sectores no contempla la actividad en concesionarios e inmobiliarias, ya que no concretaron ventas.

"Algunos de los rubros que se habilitaron tienen locales que son muy grandes, como es el caso de las mueblerías, y hace casi dos meses que nadie los limpia. Hubo que adecuarlos para atender a los clientes y garantizar los protocolos sanitarios para poder trabajar", explicó el presidente de Fecoba, Fabián Castillo.