Parece mentira. Aunque ya había pasado con el burofax y las eternas idas y vueltas el año pasado, nunca se sintió real, sino momentos de crisis previos a la reconciliación. Pero se acabó. El FC Barcelona confirmó este jueves que Lionel Messi no seguirá jugando en el club a partir de este semestre. El fin de vínculo se debe a "obstáculos económicos y estructurales" que impone La Liga de España, explicó.

"Leo Messi no seguirá ligado al FC Barcelona", se lee en un tuit que posteó la propia institución este mediodía. El comunicado oficial reza: "A pesar de haberse llegado a un acuerdo entre el FC Barcelona y Leo Messi y con la clara intención de ambas partes de firmar un nuevo contrato en el día de hoy, no se podrá formalizar debido a obstáculos económicos y estructurales (normativa de LaLiga española)"

"Ante esta situación, Lionel Messi no continuará ligado al FC Barcelona. Las dos partes lamentan profundamente que finalmente no se puedan cumplir los deseos tanto del jugador como del Club", añadió. "El Barça quiere agradecer de todo corazón la aportación del jugador al engrandecimiento de la institución y le desea lo mejor en su vida personal y profesional", cerró el club en su comunicado, con una escueta despedida para quien es el más ganador en la historia de la institución.

Messi se fue del Barcelona

"La Pulga", recientemente campeón de América con la Selección argentina, era jugador libre desde el 1 de julio pasado, cuando venció su anterior contrato.

El argentino se encontraba negociando los términos de un nuevo contrato con el club, y, según reportaban allegados a ambas partes, la firma parecía inminente. El presidente Joan Laporta era del agrado del 10, el "Kun" Aguero, uno de sus mejores amigos, iba a jugar junto a él y el equipo se había reestructurado para volver a ser el mejor del mundo. Es más: La Liga acababa de aprobar una inyección de dinero gigantesca (CVC), del que le llegarían 275 millones de euros al Barcelona con los que podría alivianar sus cuentas. 

Pero finalmente las tratativas no llegaron a buen término y el mejor jugador de este siglo seguirá su carrera en otro lado. ¿Qué pasó? Según reportó el diario Marca, la imposibilidad de hacer compatible el aceptar el dinero de CVC con seguir adelante con la Superliga fue lo que finalmente hizo que la operación se cayera.

A dónde se va Messi

Ni el jugador ni nadie de su círculo íntimo hablaron en los medios. Es sabido que en el último año, después del famoso burofax y las críticas al expresidente Josep Bartomeu, los dos clubes que más se acercaron a Messi fueron el Manchester City y el Paris Saint Germain. Los dos equipos, casi sin dudas los más ricos del mundo, buscaban convenvcer a Messi no solo por su proyecto futbolístico sino también por el lado emocional de tener a Pep Guardiola como DT o a Neymar como compañero. 

Según trascendió, el PSG ya estaría intentando realizar contactos para quedarse con el jugador que en el club parisino tiene a sus amigos Ángel Di María, Neymar y Leandro Paredes. El club francés, que ya le robó a Georginio Wijnaldum al Barcelona y conrató a un nombre de peso como Sergio Ramos, sería el que pica en punta para hacerse con los servicios del argentino. 

El Manchester City, en cambio, acaba de desembolsar 100 millones de euros en Jack Grealish. Con un equipo plagado de estrellas con contratos astronómicos, parece difícil que puedan sumar a Messi sin interferir con el fair play financiero. Más lejos aún está el Inter de Milán, que en un principio también había sonado, ya que el club atraviesa enormes dificultades económicas después de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

¿Y si Messi se queda en el Barcelona?

Más allá de los incrédulos y los nostálgicos, hay quienes creen realmente que esta decisión no es definitiva y que se puede volver atrás, alargando el vínculo contractual entre Messi y el club de toda su vida. Según se lee en el comunicado, tanto el jugador como el club tenían la intención de rubricar la continuidad del 10 por cinco años más, pero fue la normativa de LaLiga la que frenó todo. 

La acusación directa a la entidad que organiza el torneo español pone una presión enorme en el presidente de LaLiga, Javier Tebas. Es que Messi no solo es importante para el Barcelona. La sola presencia de Messi ayuda tanto a LaLiga como a España en sí, ya que el mejor jugador del mundo atrae patrocinadores, inversores, audiencia y nivel al torneo. De hecho, según un informe del Periódico de Catalunya, Messi aporta al fisco español lo mismo que 120 mil contribuyentes.

Si Messi se fue del Barcelona, de LaLiga y el fisco se irán millones de euros, algo que podría ser un golpe de knock out para el fútbol español, que ya sufrió la partida de Cristiano Ronaldo después de que el portugués dijera que el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, lo veía "solo como un negocio".