Estalló el verano con toda su potencia. Las temperaturas se mantienen altas en buena parte de nuestro país y el calor está en boca de todos. Ante esta situación, que llevó a que se decretara el “alerta violeta” para la ciudad de Buenos Aires, los especialistas médicos brindan consejos para prevenir golpes de calor.

Según la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC, el agotamiento por calor y el golpe de calor son algunas de las patologías que se relacionan con las altas temperaturas. “Cuando el calor es extremo, el cuerpo no puede enfriarse adecuadamente mediante el sudor e incluso puede llegar a dañar algunos órganos vitales de forma transitoria o permanente, de allí que su identificación y tratamiento serán de suma importancia ”, explica la profesional.

La Dra. El Haj señala que algunos factores de riesgo que pueden agravar el cuadro conocido como “golpe de calor” son la obesidad, la fiebre, la deshidratación, las quemaduras ocasionadas por el sol, las enfermedades cardiacas o mentales y el consumo de alcohol. “Las personas mayores, los niños y los pacientes con patologías preexistentes son más susceptibles a padecer complicaciones por las altas temperaturas. Sin embargo, el calor puede afectar a cualquier persona si se expone por un tiempo prolongado al sol o realiza actividades físicas intensas sin prevención”, plantea.

Para cuidar nuestra salud sugiere algunas medidas:

- Usar ropa holgada, clara y liviana: ya que usar demasiada ropa, oscura, gruesa, muy ceñida no permite el enfriamiento necesario del cuerpo.

. Protegerse contra las quemaduras solares: se recomienda protegerse del sol con sombrero o gorra de ala ancha, gafas de sol, ropa cubritiva y protector solar con factor de protección mayor a 30 FPS mientras se está al aire libre, aplicándolo generosamente cada dos horas o luego de nadar o sudar. Las personas con piel demasiado blanca deben usar pantalla total

-Beber abundante líquido: se recomienda tomar líquido cada 30 minutos, aunque no se tenga sed, y cada 10 minutos mientras se realiza actividad física con calor, evitando las bebidas con mucha cafeína o azúcar, muy frías o calientes. Es importante asegurarnos de que el agua sea segura, preservada en botellas limpias y frías. En el caso de los bebés, se recomienda aumentar la frecuencia de la lactancia.

-Evitar la permanencia prolongada en vehículos estacionados al sol: ya que la temperatura y la humedad dentro del automóvil se elevan muy rápido.

- Reducir la actividad durante los momentos más calurosos del día: evitar las actividades extenuantes, aumentar la hidratación y descansar en lugares frescos al mediodía. Se sugiere programar actividades por la mañana temprano, o a la tarde/noche.

-Aclimatarse: al viajar a una zona calurosa en verano, se debe limitar el tiempo de trabajo o ejercicio los primeros días, hasta aclimatarse. El cuerpo puede tardar varias semanas en adaptarse al calor.

- Aumentar los cuidados si hay factores de riesgo preexistentes: si se tiene una enfermedad u otros factores de riesgo se deben tener mayores precauciones y asegurarse que haya servicios de emergencia cerca del lugar a donde se vaya.

Las mascotas también sufren golpes de calor

Melina Wajner, Veterinaria a cargo del equipo de salud de Puppis, la reconocida cadena de tiendas especializada en productos y servicios para mascotas, explica que “al igual que los humanos, los perros no deben estar mucho tiempo expuestos al sol, ya que eso les puede provocar quemaduras o incluso insolaciones”.

La especialista afirma que hay que estar muy atentos porque las mascotas no tienen un regulador corporal de temperatura. Por eso se recomienda que estén en un lugar ventilado con abundante agua fresca y a la sombra.

Además, Wajner recomienda algunos “trucos” para mantener a las mascotas hidratadas, por ejemplo incluir alimentos húmedos como parte de una dieta y casi una rutina de verano. La comida húmeda contiene una gran cantidad de agua y, a diferencia de los alimentos secos, le brinda a los perros o gatos más hidratación que cualquier otra cosa, dado que en general y dependiendo la fórmula, los alimentos húmedos suelen tener entre un 60 y un 80 por ciento de agua y líquido, por lo que son realmente efectivos.

También se puede refrescar a las mascotas a través de juegos. Hay mordillos que se pueden sumergir en agua y colocar en el freezer para que luego ellos absorvan el agua a medida que juegan. Y para aquellos perros más inquietos se puede jugar con con una fuente interactiva que al moverse lo recompense con flujos de agua.

Desde Puppis recomiendan que las caminatas se realicen cuando baja el sol o en la mañana. “¿Por qué? porque el piso esta muy caliente y pude quemar sus almohadillas, además, si hace demasiado calor, también podría sentirse muy mal luego del paseo”, detallan los especialistas y agregan: “También podés acompañar sus paseos con pausas para tomar agua en un bebedero”.