Miles de choferes del transporte urbano en casi todo el país pusieron en marcha este mediodía una huelga en reclamo de salarios adeudados, pero los de las provincia de Buenos Aires decidieron levantar la medida de fuerza.

La retención de tareas de la Unión Tranviarios Automotor ( UTA) comenzó este mediodía y por 24 horas en casi todas las provincias luego de que el gremio dispusiera esa medida en reclamo de salarios adeudados, determinación que fue suspendida en Rosario y Salta luego de un acuerdo.

El levantamiento de la medida de fuerza en el territorio bonaerense, en tanto, responde a que la administración de Axel Kicillof "giró fondos para el pago de sueldos y destrabó la situación", dijeron las fuentes consultadas.

"Ante el incumplimiento de pago, se resolvió la retención de tareas a partir de las 12 hasta la misma hora del viernes", anunció el gremio en un comunicado.

No obstante, la delegación salteña de la UTA decidió levantar la medida luego de una reunión con las autoridades del transporte del área metropolitana.

Fuentes de la gobernación indicaron que la decisión se adoptó tras un encuentro entre representantes empresarios y gremialistas, quienes alcanzaron un compromiso para favorecer el resguardo de la seguridad de los trabajadores, mantener sus ingresos y trabajar en conjunto.

Más temprano, también la delegación de Rosario informó que no adhiere al paro, ya que sus choferes "cobraron el sueldo".

"Acompañamos la medida y nos solidarizamos pero no podemos hacer un quite de tareas porque cobramos con normalidad", aseguró el titular de la delegación, Manuel Cornejo.

En tanto, el titular de la UTA en Corrientes, Rubén Francia, indicó que "si las empresas pagan, se levantará la medida a la hora que se acrediten los haberes".

Por otra parte, el secretario gremial de la UTA San Luis, Luis Orozco, dijo que en ese distrito, sí "se pagaron los sueldos pero se adhiere a la medida de fuerza para ser solidarios con quienes aún no cobraron y en reclamo por un recorte de subsidio que afectaría a las provincias y, por lo tanto, tendría impacto en nuestros salarios a futuro".

En el caso de Tucumán, se sumaron al paro en reclamo de medidas de bioseguridad para los choferes, mientras los empresarios piden a Nación el envío de subsidios para pagar salarios.

“La medida es por la falta de cumplimiento con las normas que ordenan la provisión de artículos de bioseguridad a los empleados y por la falta de una fecha de pago para el 50% del sueldo adeudado de marzo”, explicó a los medios locales el titular de UTA provincial, César González.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor (Aetat), Jorge Berretta, indicó “que, como aún no percibieron los subsidios nacionales, no se puede pagar el 50% pendiente del sueldo”.

“Hacemos lo imposible por sostener el servicio y trasladar gratis al personal de sanidad y seguridad, pero por más voluntad de las empresas, la sustentabilidad del transporte es imposible con estas condiciones”, concluyó.

En Neuquén, las empresas aducen que debido a la reducción de los servicios por la pandemia, no pudieron afrontar el pago de salarios.

Asimismo, en declaraciones a El Destape Radio, el secretario del Interior del sindicato, Jorge Kiener, dijo que la medida "no es un paro, sino una retención y hoy el gremio va a "sesionar con los secretarios generales del país".