"El gasto público en seguridad vial no es un costo, es una inversión con un inmenso retorno", indicó en el panel sobre financiación de sistemas de transporte seguro y sustentable de la 3er Conferencia Global Ministerial de Seguridad Vial, el ministro del Interior de España, Fernando Grande-Marlasca Gómez. Coincidió con él Makhtar Diop, vicepresidente de Infraestructura del Banco Mundial y opinó que "los ministros de Finanzas tienen que ver el impacto económico actual y el de las generaciones futuras. Hay que llamarlos a la mesa. El sector privado también debe implicarse a fondo. Debemos tener un enfoque de prevención en la financiación de proyectos. El costo económico de la inseguridad vial debe ser conocido, así como el impacto interdireccional".

Por todo ello, además de adherir a los estándares mínimos que sugiere la ONU los gobernantes deberían adoptar buenas prácticas a la hora de elegir los vehículos para sus flotas, tal como sugirió a BAE Negocios, María Seguí Gómez, miembro del Academic Expert Group (AEG) y consultora especial sobre seguridad vial de la Federación Internacional del Automóvil. Otro de los expertos de AEG, el prestigioso profesor Claes Tingvall, agregó que "las compañías privadas también pueden comenzar a hacer el cambio al asignar un valor a los automóviles en función de si son o no seguros y sustentables".