El defensor adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello, pidió ayer que se declare la emergencia nacional ante el incremento de las adicciones, y en ese marco puedan reasignarse más recursos para la prevención y tratamiento de adictos.

Martello efectuó estas declaraciones al participar, esta mañana, de la inauguración de un Centro de Día de Adicciones y Salud Mental en el Barrio 30 de Mayo, en la ciudad de Chascomús, invitado por el intendente de ese distrito, Javier Gastón.

Martello expresó su preocupación ante el recorte presupuestario que viene aplicando el gobierno nacional en los programas de prevención de adicciones. Según un comunicado de la Defensoría Adjunta, los recursos asignados a la Secretaria de Políticas Integrales sobre Drogas (ex Sedronar) incluyen un recorte de más de $1,3 millones respecto al presupuesto final de 2019.

"La pérdida que se ve acentuada por una inflación que superó el 47%. Esto se tradujo en un claro desfinanciamiento. A su vez, en diciembre dejó de regir el estado de emergencia que había sido decretado por el gobierno nacional. Es necesario que se declare nuevamente la emergencia y que adhieran todas las provincias, porque estamos ante un flagelo que no para de crecer", reclamó Martello.

"Todos los indicadores muestran que hay un crecimiento constante de los jóvenes que tienen problemas con el alcohol en nuestro país, a lo que se suma el impacto que está generando la crisis en el consumo de drogas ilegales mas baratas como es la pasta base (paco)", agregó.