La Línea C del subterráneo porteño permanecerá cerrada en todo su recorrido desde este sábado hasta el domingo 2 de febrero inclusive para modernizar el sistema de señales, realizar tareas de potencia y de puesta en valor de la estación Retiro, recordó Subterráneos de Buenos Aires (Sbase).

"Ahora que la Línea C ya cuenta con el cien por ciento de su flota con aire acondicionado, se avanza con el reemplazo del sistema de señales actual, que es mecánico, por uno magnético", detalló la empresa del estado porteño.

Los sistemas de señales son los que permiten visualizar la posición de los coches e indicar al conductor si el tramo siguiente de vía está libre. "Esta renovación no podría hacerse sin suspender el servicio ya que deben reemplazarse los motores de las máquinas de cambio de forma simultánea en todo el recorrido y realizar las pruebas de seguridad pertinentes", explicó la compañía.

Asimismo, Sbase señaló que se avanzará con la obra de puesta en valor de la estación Retiro de esa línea de subterráneo, que incluirá la colocación de un ascensor para conectar la vía pública con el andén, el cambio de pisos y cielorrasos, pintura, iluminación LED y mejora de los frentes de locales comerciales y boleterías.

El objetivo será "brindar un servicio más regular que beneficiará a los casi 190 mil pasajeros que en promedio la utilizan a diario" en su recorrido que une las estaciones Retiro con Constitución. Además, añadió, "permitirá la implementación del sistema Próximo Tren, que ya funciona en las líneas A, B, D y E, que indica el tiempo restante para la llegada de la siguiente formación al andén".

Durante el periodo de obras, se podrá optar por utilizar la Línea E en Retiro, el Metrobús de 9 de Julio y el del Bajo.

Sbase aseguró que "se aumentará la frecuencia de los colectivos que circulan por Metrobús del Bajo y 9 de Julio, y se realizarán rondines entre Retiro y Constitución (colectivos vacíos que buscan pasajeros y vuelven a salir vacíos a destino), para ampliar las posibilidades de movilidad".