Este 28 de junio se celebra, como todos los años, el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ, un día de lucha y visibilización con más de medio siglo de historia, que representa a todas las personas que, por su orientación sexual o su identidad de género, se enmarcan fuera de la norma heterosexual: gays, lesbianas, bisexuales, travestis, trans, no binarias, intersexuales, queer y otras más dentro del amplio espectro sexogenérico.

Debido a la cuarentena, el mundo debió suspender la realización de la Marcha del Orgullo que se hace anualmente desde hace 51 años, pero muchas organizaciones armaron versiones virtuales para continuar con la celebración y las demandas.

¿Por qué el 28 de junio es el Día del Orgullo? La historia de los disturbios de Stonewall

Todo inició con una serie de disturbios en Estados Unidos, como respuesta a la violencia y la discriminación contra las disidencias sexuales que ejercían (y ejercen hasta hoy) las fuerzas represivas y la sociedad en general, tanto allí como en el mundo.

El 28 de junio de 1969 en Greenwich Village, Nueva York, la Policía ingresó al bar Stonewall Inn, donde se reunían personas de la comunidad LGBT, y realizaron un violento allanamiento. Quienes estaban allí no mantuvieron el silencio: iniciaron una serie de protestas y disturbios en los alrededores del bar, y las revueltas populares se extendieron durante tres días.

Una de las personas clave en estas protestas fue Marsha P. Johnson, una travesti afroamericana que cumplió un rol fundacional en el Movimiento de liberación LGBT, nacido a partir de los disturbios, y que cofundó junto a Sylvia Rivera la organización Street Transvestite Action Revolutionaries (Revolucionarias activistas travestidas callejeras), que forma la sigla STAR.

Un año después, el 28 de junio de 1970, alrededor de 10 mil personas se concentraron en  las puertas de Stonewall Inn y marcharon por la Quinta Avenida hasta el Central Park, en lo que se considera la primera Marcha del Orgullo de la historia. Ese fue el puntapié para una tradición que continuó año a año y se expandió a todo el mundo, en una demanda constante por la igualdad de derechos sociales y civiles y contra la violencia sistemática que sufre el colectivo.

En Argentina, la primera Marcha del Orgullo se realizó el 28 de junio de 1992 en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, a partir de 1997, pasó a celebrarse cada primer sábado de noviembre, para conmemorar el aniversario de la fundación de "Nuestro Mundo", la primera organización homosexual de Argentina y de toda Latinoamérica.

El nombre del evento también cambió con el paso del tiempo: si bien al principio era conocida como "Marcha del Orgullo Gay y Lésbico", esa denominación se amplió a LGBT para sumar a otrs orientaciones e identidades, como la bisexualidad y la transexualidad. El año pasado se eliminaron del todo las etiquetas con el objetivo de ser lo más inclusiva posible.