"Con la tecnología actual, no se puede mostrar una imagen más real", se enorgulleció Peter Mindek, director de tecnología de Nanographics, la empresa austríaca que creó junto a centros universitarios de China y Arabia Saudí la primera imagen en 3D del coronavirus (Covid-19). Este avance puede ayudar a los científicos a luchar contra la pandemia, a poco más de un año de su comienzo.

No es una foto ya que no se puede fotografiar a un virus y tampoco en un modelo computarizado. "Es lo más cercano a mostrar la apariencia real del virus que hemos logrado hasta ahora", resumió Mindek. Hasta ahora, las imágenes conocidas del patógeno eran animaciones realizadas por computadora, basadas en estimaciones técnicas.

Para obtenerla, se usó la técnica de tomografía crioelectrónica, en el que la muestra congelada se va escaneando desde distintos ángulos usando un microscopio electrónico. Los datos obtenidos se transforman en imágenes tridimensionales usando algoritmos.

La tomografía se realizó en la Universidad Tsinghua, en China, y los datos obtenidos fueron segmentados luego por expertos de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá. Finalmente, Nanographics, fundada por científicos de la Universidad Técnica de Viena, eliminó el ruido de la imagen original, la renderizó y le asignó propiedades ópticas y colores. 

Mindek recordó que un virus es más pequeño que la longitud de onda de la luz visible, por lo que, por ejemplo, ni siquiera tiene color. Por eso, los tonos rosas y azules usados en la imagen son "falsos", con el propósito de ayudar a representar mejor la forma y las distintas partes del virus.

Lo que sí es real, es la forma del virus, algo que tiene mucha importancia para los científicos que buscan formas de combatirlo. "Los científicos que investigan vacunas y curas necesitan saber la forma de las moléculas. Si lo ven en 3D, es más fácil saber cómo funcionan", explicó el experto.

Mindek, especialista en visualización de datos, subrayó que el funcionamiento de las vacunas se basa en la interacción entre moléculas: "Cuando encajan físicamente, por su forma, pueden interactuar". 

Sin embargo, Mindek destacó que tan importante como eso es la tarea de divulgación científica que supone mostrar al público cómo es el virus que está afectando a sus vidas. "Todas las imágenes que aparecen en los medios son modelos. Queríamos llevar al público una imagen real del virus en 3D", detalló. 

Mindek comparó esta imagen, que insiste en que es real y no una recreación, con la presentada de un agujero negro en abril de 2019, y que, como en este caso, se realizó utilizando algoritmos para reconstruir los datos aportados, en ese caso, por varios telescopios.