Una posible vacuna que neutraliza el virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia de coronavirus (Covid-19), fue probado con éxito en ratones por los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Pensilvania (EEUU), pero los científicos advierten que las pruebas con humanos podrían demorarse meses, publicó La Vanguardia de España.

Según un artículo de EBioMedicine, de la reconocida revista científica The Lancet, cuando se prueba en ratones, la vacuna administrada a través de un parche del tamaño de la punta de un dedo, produce anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 en cantidades que se consideran suficientes para neutralizar el virus.

"Tuvimos experiencias previas con el virus SARS-CoV en 2003 y con MERS-CoV en 2014", señala Andrea Gambotto, profesor de cirugía en la Facultad de Medicina de UP, en referencia a dos virus que están "estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2", que es el causante de la COVID-19, una enfermedad que ya afectó a más de un millón de personas en todo el mundo.

Dichas experiencias, agrega Gambotto, demostró a los científicos que una proteína en particular, conocida como "spike" (una especie de llave que se inserta en el receptor ACE2 de las células humanas para penetrar en ellas), es "importante para inducir la inmunidad contra el virus".

"Sabíamos exactamente dónde combatir este nuevo virus, de ahí la importancia de financiar la investigación de vacunas. Uno nunca sabe de dónde provendrá la próxima pandemia", añade agregó el investigador.

Comparada con la posible vacuna experimental mRNA que acaba de empezar a ser objeto de pruebas clínicas, la vacuna descrita por estos autores, y que ellos llaman PittCoVacc, por la abreviatura de Vacuna Pittsburgh de Coronavirus, "sigue un proceso más establecido, usando piezas de proteína viral hechas en laboratorio para incentivar la inmunidad".

Los científicos explicaron en su artículo científico que ése es el mismo mecanismo por el cual funcionan las vacunas contra la gripe.

Asimismo, los investigadores emplearon un método novedoso para administrar el compuesto, llamado conjunto de microagujas, a fin de aumentar la potencia.

Esto consiste en un parche del tamaño de la yema de un dedo con 400 agujas muy pequeñas que administran las piezas de la proteína "spike" en la piel donde la reacción de inmunidad es más fuerte.

El parche se adhiere como una tirita y luego las agujas que están hechas totalmente de azúcar y las piezas de proteína, simplemente se disuelven en la piel.