Mientras la pandemia avanza en el mundo, algunos no se la toman muy en serio. Es el caso de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, país de la región con más personas contagiadas. Esta semana el mandatario bromeó: "El que es de derecha toma cloroquina, el que es de izquierda toma Tubaína".

Cada vez más mencionada, la cloroquina es un fármaco que se comenzó a usar para tratamientos en algunos países, pero que tiene efectos colaterales muy peligrosos y advertidos por los médicos.

Pero ¿qué es la tubaína? Se trata de una gaseosa popular en el país vecino, una bebida nacional con años de historia y que, para muchos, suele estar asociada con recuerdos de la infancia. De hecho, el lema de una de las marcas que la vende, Funada, es: “Dejá de recordar buenos momentos y vivilos nuevamente”.  Estos días, varios fabricantes salieron a hacer declaraciones en contra de las palabras de Bolsonaro.

En cualquier fórmula o marca, siempre se elabora con fruta de guaraná, con la adición de extracto de fruta mixta, o tutti-frutti, que varía ligeramente según la receta. 

No hay datos certeros sobre su origen, conviven varias versiones. Una lo ubica en Piracicaba a fines del siglo XIX y la atribuye a José Miguel de Andrade, un fabricante de bebidas. Otra destaca que la empresa Ferráspari registró la marca "tubaína" y “turbaína” en la década del 30 y primero la lanzó como una golosina y luego se convirtió en un refresco. Se dice que la palabra en sí proviene de “cotuba”, un elogio de la época que sería como “bacán” y fue la expresión que usó quien primero la probó.

La gaseosa tuvo con el tiempo un rescate por las nuevas generaciones y hasta llegó a abrirse en uno de los barrios con más movida de San Pablo un bar de tubaína, con decoración retro y cocteles que llevaban inevitablemente esa bebida. La selección estaba a cargo de "tubaliers" (sommeliers de tubaína).

Hace unos años, un artículo en la revista Veja señalaba algunas curiosidades en torno a esta gaseosa:

  •  Las tubainas tradicionales venían en botellas de 600 mililitros y eran retornables. Se dice que los grandes fabricantes aceptaron la devolución de marcas que no eran las suyas, lo que provocó que las pequeñas fábricas se quedaran sin botellas y, con el tiempo, se vieran obligadas a cerrar.
  • Durante muchos años, la tubaína y el pan con mortadela eran considerados artículos de consumo por personas sin muchos recursos. Hoy están presentes en todas las clases sociales.
  • En 1992 la bebida inspiró una banda de rock llamada Tubaína cuyas letras, siempre humorísticas, aluden a las ciudades del interior de Brasil. Tienen tres CD grabados.

Más notas de

Paula Boente

Burnout de cuarentena: cómo evitar el síndrome del trabajador quemado

Burnout de cuarentena: cómo evitar el síndrome del trabajador quemado

Distancia social y tecnología: las claves de los museos europeos para reabrir sus puertas

El Louvre, el más visitado online, reabre el 6 de julio

Tres preguntas a un especialista sobre el lanzamiento de la Crew Dragon

Tres preguntas a un especialista sobre el lanzamiento de la Crew Dragon

Vacaciones post pandemia: soñar con volver a viajar

Vacaciones post pandemia: soñar con volver a viajar

Volvió Homecoming, sin Julia Roberts pero con el mismo estilo de thriller conspiranoico

Volvió Homecoming, sin Julia Roberts pero con el mismo estilo de thriller conspiranoico

Little Fires Everywhere: madres, hijos y todo ese fuego interior

Little Fires Everywhere: madres, hijos y todo ese fuego interior

El gran salto: el comercio electrónico acelera su avance por la pandemia

El gran salto: el comercio electrónico acelera su avance por la pandemia

Montaña rusa emocional: consumidores en pandemia

Corona virus panic buying, vector flat illustration

Gastronomía colonial para celebrar el 25 de mayo

Gastronomía colonial para celebrar el 25 de mayo

Qué es la tubaína, la bebida con la que Bolsonaro se burla del coronavirus

Tubaina no saquinho, una de las alternativas para beber la gaseosa que, según Bolsonaro, toma el que es de izquierda para combatir el coronavirus