En  medio de fuertes campañas para acelerar los procesos de vacunación a lo largo y ancho del país, funcionarios de Salud de Estados Unidos informaron que se inició un seguimiento de 200 personas en 27 estados por ser posibles portadores de una infección, la rara enfermedad conocida como la viruela de los monos (monkeypox, en ingles).

Se cree que estas personas entraron en contacto con un hombre procedente del estado de Texas, que tras su viaje a Nigeria a principios de julio, contrajo la enfermedad. 

Dicho hombre, sería el primer portador de la enfermedad en EE.UU desde 2003. Actualmente, se encuentra internado en el hospital y detallan que su condición es estable y las autoridades sanitarias reportan que hasta el momento no se han registrado más casos.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) informaron que las personas que abordaron los dos vuelos en los que el hombre regresó a su país, pueden estar expuestos a la enfermedad. 

El recorrido del hombre empezó en Lagos, Nigeria, en un vuelo con destino a Atlanta, Georgia,  el 9 de julio, y luego abordó un vuelo a Dallas, donde fue hospitalizado.

Los CDC señalaron que están trabajando con ambas líneas aéreas para analizar "los riesgos potenciales de aquellos que tuvieron un contacto cercano" con el portador de la enfermedad.

A su vez, las autoridades señalaron que la obligación de usar mascarillas durante el vuelo, debido al coronavirus, reduce las probabilidades de contagio.

"El riesgo para el público en general, se cree, es bajo", indicó un portavoz de los CDC, quien añadió que no se teme que ninguno de los otros 200 pasajeros corren serios riesgos.

¿Qué es la viruela de los monos?

La viruela de los monos también conocida como “monkeypox” es una rara enfermedad viral de la misma familia de la viruela, Su grado de afectación es menos severa que otros grupos de viruela y su contagio suele provenir de las zonas remotas del centro y el este de África, donde hay áreas de tupidos bosques tropicales.

Los síntomas incluyen:

  • Fiebre temprana
  • Dolores de cabeza y de espalda
  • Hinchazones
  • Músculos adoloridos
  • Sensación general de pesadez.

Luego de la primera fiebre, puede comenzar un sarpullido, generalmente en la cara, que se tiende a extender a otras partes del cuerpo, como las palmas de las manos y las plantas de los pies.

La irritación de la piel puede generar una comezón extrema hasta que finalmente se forma una costra que más tarde se cae. Si el paciente se rasca las heridas, es probable que queden cicatrices

Las pruebas para diagnosticar la viruela de los monos es igual a la de la viruela común

La mayoría de los casos tienden a ser leves, al igual que la varicela común y sus síntomas no suelen durar más de un par de semanas. A pesar de esto, existe la posibilidad de que la viruela de los monos pueda desarrollarse de forma más severa.

Según la CDC, uno de cada 100 casos, puede llegar a ser mortal.

El virus se contagia principalmente por heridas de la piel, las vías respiratorias, los ojos, la nariz y la boca. En casos particulares, puede ser adquirido al entrar en contacto con animales infectados como monos, ratas y ardillas, y también a través de objetos contaminados como indumentaria o ropa de cama.

Casos fuera de África

En el 2018, Reino Unido notificó dos casos de infección humana por el virus de la viruela del mono. Los pacientes eran dos personas que probablemente adquirieron la infección en Nigeria. Uno de los pacientes era un residente en el país africano y el segundo era un británico que había ido a vacacionar al país.

Luego de dar positivo para el virus, recibieron atención sanitaria en centros sanitarios especializados en el tratamiento de enfermedades tropicales en Londres y Liverpool.

El mes pasado, el país inglés identificó nuevamente tres casos de este tipo de viruela. En este caso, los casos se originan de dos personas que habían volado desde Nigeria, contagiando al tercero al ser un trabajador de la Salud que había entrado en contacto con uno de los pacientes.  

La identificación del virus se remonta a 1970 cuando se produjo un brote esporádico en diez países africanos.

En el año 2003, Estados Unidos llegó a la decena de casos, entre confirmados y probables, siendo la primera vez que se registró el accionar del virus fuera del territorio africano.

No se registraron casos fatales y se vinculó el origen del brote a pequeños mamíferos que habían llegado importados al país.