Un pedido de habeas corpus colectivo presentado por los 19 defensores generales de la Provincia, quienes tutelan al 95 por ciento de la población carcelaria, desató el escándalo con lo que se suponía una liberación masiva de presos en la provincia de Buenos Aires. La situación se reproduce, con sus particularidades, a lo ancho y largo del mundo, no sólo por la posibilidad de que la pandemia afecte a los detenidos, sino también por la necesidad de evitar un colapso en el sistema de salud.

Sin embargo, la acordada del Tribunal de Casación Penal de la Provincia dispuso el 9 de abril pasado ordenar el arresto domiciliario de presos “en riesgo de contagio por coronavirus”, pero no de todos: en sus artículos 4 y 5 hizo una recomendación para los jueces naturales en los casos de las personas detenidas por delitos leves y por graves.

Al igual que en otras jurisdicciones, se trataba de contemplar la situación de aquellos detenidos que estuvieran en algún grupo de riesgo o sin condena firme, entre otras cosas, pero siempre involucradas en delitos leves o no violentos, por lo que excluye acusados por delitos violentos, femicidios, abusos sexuales o secuestros, por ejemplo.

En la jurisdicción bonaerense, por ejemplo, se dictó una domiciliaria por cuestiones relacionadas con Covid-19 a 436 personas, aunque según el Servicio Penitenciario Federal, de las 1280 personas que eran grupo de riesgo, sólo 320 ya no están en la cárcel.

¿Pueden salir los presos por delitos graves?

 “DISPONER que respecto de las personas que se encuentren en situación de riesgo, pero imputadas o condenadas por la comisión de delitos graves, siempre conforme los listados aportados y las actualizaciones que vayan proporcionándose y que se acompañan cada situación sea analizada por parte del Juzgado o Tribunal que tiene a su cargo a cada prevenido, evaluando la necesidad u oportunidad de disponer una medida de arresto domiciliario (en cuyo caso, y cuando corresponda, deberá  resguardarse la integridad psicofísica de la víctima), o bien, asegurando el aislamiento sanitario dentro de la Unidad Penitenciaria donde cada uno se encuentra alojado”.

Si bien en un principio se hablaba de alrededor de 500 internos, la resolución también podría alcanzar a presos “que se encuentren en situación de riesgo pero imputadas o condenadas por la comisión de delitos graves”, pero siempre según se analice en cada caso y lo disponga el juez natural. Por eso el número de beneficiados se amplía a unos 2.300. 

No están alcanzados por el beneficio quienes hayan cometido delitos graves como violación, homicidio, robo agravado y violencia de género.

¿Todos los detenidos por delitos leves podrán recuperar su libertad?

Para los condenados por delitos leves la acordada pide “HACER LUGAR, durante el período de vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Poder Ejecutivo Nacional,  al ARRESTO DOMICILIARIO de las personas detenidas por la comisión de delitos LEVES y que se encuentren en situación de riesgo por edad o por patologías preexistentes, sean mujeres embarazadas o madres con hijos menores alojados en las Unidades Penitenciarias, identificadas en los listados aportados por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el Ministerio de Seguridad, ambos de la Provincia de Buenos Aires que se acompañan, y las actualizaciones que se vayan agregando, arrestos que  deberán implementarse desde el Juzgado o Tribunal que tiene a su cargo a cada prevenido”.

¿También los femicidas y violadores pueden salir de la cácel?

Jueces de Garantías, Jueces Correccionales y Tribunales en lo Criminal la evaluación de oficio de las prisiones preventivas de los imputados a su disposición, considerando para tal cometido los intereses de las víctimas, particularmente en los procesos por delitos contra la vida, la libertad, la integridad sexual y aquellos cometidos en un contexto de violencia de género, en todos aquellos procesos donde se encuentren cumplidos los plazos previstos en el artículo 141 del Código Procesal Penal.

¿Por qué se liberan presos?

Los especialistas advierten que, por la situación de hacinamiento, el coronavirus podría causar un daño gravísimo, no sólo a los detenidos, sino que podría hacer colapsar a todo el sistema de salud. A medida que la pandemia se expandió por el planeta, la situación en las cárceles se convirtió en un problema a resolver en prácticamente todos los países.

¿Se liberan presos en todo el mundo? 

Cientos de miles de presos son liberados en todo el mundo:

  • En Irán la urgencia de la situación llevó a Teherán a anunciar la liberación temporal de 85 mil convictos, entre ellos prisioneros políticos.
  • En Turquía el parlamento turco permitió a mediados de abril la liberación temporal de alrededor de 45 mil presos.
  • En Indonesia se liberó a 30 mil presos por decreto.
  • En Brasil, las autoridades autorizaron la liberación de 30 mil presos de sus cárceles.