El Cerro Catedral de Bariloche vuelve a abrir sus puertas en la temporada 2020 bajo estrictos protocolos de bioseguridad distribuidos a lo largo de los trayectos que componen el circuito de esquí más grande de Sudamérica.

Con un horario reducido que abarca desde las 9:30 a 16 horas, de miércoles a domingo, las actividades para esquiadores y snowboarders estarán únicamente habilitadas para residentes que ya tengan el pase adquirido.

En tanto, se espera continuar avanzando con las habilitaciones programadas durante agosto.

El protocolo incluye:

Uso del tapabocas en todo momento, al igual que el distanciamiento social de dos metros entre visitantes y empleados.

* Lavado de manos con jabón se recomienda cada vez que el esquiador se quita los guantes y entra en contacto con superficies. A la hora de manipular diferentes elementos deberán lavarse las manos con jabón o solución sanitizante que estará disponibles en diferentes sectores de la montaña.

* Al descender de los medios de elevación (silla, góndola o magic carpet) hay que despejar el área para mantener la distancia de dos metros.

* Respetar la señalética instalada (cuerdas, vallas, cintas) y no entrar en contacto físico con estas.

* Se desinfectarán las tablas y los bastones que devuelvan los esquiadores, que dejarán sin tomar contacto con los empleados. Habrá alcohol en gel en sitios estratégicos.

* En caso de presentar síntomas compatibles con Covid-19 es importante comunicarse con la patrulla o personal de la empresa.

Quiénes pueden acceder al Cerro Catedral

En la primera etapa que se inicia este miércoles sólo podrán ingresar aquellos esquiadores que tengan pases previamente comprados. En una nueva fase estarán disponibles para la compra los tickets adicionales con puntos de venta digital.

El equipo de patrulleros también tendrá un protocolo de seguridad con nuevas normas a cumplir, al igual que el área de estacionamiento y pases. Se puede acceder a toda esta información en la web www.catedral2020.com.ar para tener el detalle.

Se desplegarán controles de la salud para todos los empleados, que incluirá medir la temperatura al inicio de la jornada para verificar que "no tengan síntomas compatibles al virus y minimizar cualquier riesgo posible".

Los paradores de la montaña tendrán carácter de Refugio, con el objetivo de ofrecer servicios sanitarios y un espacio de resguardo en caso que las condiciones lo requieran. Los decks y las terrazas estarán cerrados y se prohibe el ingreso o permanencia de visitantes.