Con el aislamiento social, preventivo y obligatorio impuesto por el Gobierno nacional a partir de la pandemia del coronavirus (Covid-19), la actividad de los cines frenó por completo. Al ser un entretenimiento que plantea la aglomeración de mucha gente en un espacio cerrado, se sabe que será una de las últimas actividades en volver a la normalidad. Sin embargo, en un rincón de la Argentina ya se adelantaron y reabrieron un cine. Es que en la Antártida el Gobierno reinauguró la  Sala del Bicentenario del Espacio INCAA Latitud 90˚, ubicada en la Base Carlini.

La sala, inaugurada en 2005 y "desguazada" en 2018, según dicen desde Casa Rosada, es la única habilitada por el gobierno para proyectar películas en el marco de la cuarentena por el coronavirus. La reinauguración del espacio artístico estuvo encabezada mediante videoconferencia por el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería, Daniel Filmus; el ministro de Cultura, Tristán Bauer; y el secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa del Ministerio de Defensa, Francisco Cafiero.

Después del acto formal, se proyectaron producciones de cine antártico argentino rodadas durante el Siglo XX, como «Soberanía argentina en la Antártida», de 1947; «La Patria blanca», de 1973; «Rompehielos antártico ARA Almirante Irizar», de 1979; y «Marcha al límite austral de la Patria», de 1969.

Las películas que compusieron la cartelera del domingo fueron recuperadas por el Instituto Antártico Argentino y el Museo del Cine de Buenos Aires, y estarán disponibles en las páginas web de ambas entidades.  Según la Cancillería argentina, algunas esas imágenes estuvieron guardadas durante más de cuatro décadas. 

"Es muy emocionante ver el resultado del trabajo enorme que hicieron para recuperar la sala, que se suma a la tarea de investigación científica que desempeñan ustedes todos los días en la Antártida, algo que nos hace sentir orgullosos porque tiene que ver con la soberanía, pero también con el futuro del país y de la humanidad", sostuvo Filmus.

Por su parte, Bauer remarcó: "Con la cultura también se reafirma la soberanía argentina en la Antártid". "Además de agradecerles por la tarea que llevan adelante allí, quiero homenajear a los camarógrafos y directores de cine que estuvieron en el continente blanco para registrar la historia de hombres y mujeres ejemplares. Ahora los jóvenes y las nuevas generaciones van a reflejar el presente y el futuro de la Antártida", añadió el titular de la cartera cultural.

El jefe de la dotación de Base Carlini, el mayor del Ejército Argentino Gustavo Sánchez, explicó que la sala estaba cerrada desde hace dos años, cuando el lugar fue habilitado para ser usado como depósito, si bien todavía conservaba el equipo de proyección.

"El trabajo en las bases antárticas forma comunidades reducidas en cada una que comparten muchos meses de convivencia en aislamiento", aseguró Sánchez. Estas "herramientas de distracción y esparcimiento son fundamentales" -explicó- para soportar un año completo en estas condiciones, con  temperaturas de hasta treinta grados bajo cero en el exterior.

La Antártida, considerada zona libre de coronavirus, es el único lugar del país habilitado para proyectar películas. Por lo tanto, si algún cinéfilo no puede esperar más para ir al cine, deberá viajar al continente blanco para disfrutar de alguna película con pochoclos y, seguramente, un poco de frío.