Ocho escuelas que funcionan en islas del delta del partido bonaerense de San Fernando, en las que había diez docentes y 14 alumnos, serán clausuradas por el gobierno provincial y sus alumnos "reagrupados" en otros establecimientos, una medida a la que se oponen padres y docentes porque "acentúa el aislamiento" de los estudiantes.

La disposición, que lleva fecha del 15 de febrero, asegura que el cierre de esas escuelas se realizará "con una mirada en términos de calidad educativa y garantizando la continuidad pedagógica".

"Las re-ubicaciones de las matrículas de los niños fueron realizadas en líneas rectas, sin tener en cuenta la realidad de la geografía de la zona y mucho menos las situaciones de las familias de los chicos que asisten, indicó a Télam María José Parejo, Subsecretaria Gremial de SUTEBA. Y añadió que "muchos de los chicos tardan una hora en llegar, y con este esquema pueden tardar más de dos horas".

Padres, docentes y alumnos de las escuelas afectadas se manifestaron ayer frente a la jefatura distrital en San Fernando.