Representantes de la ONU, la OEA, la europea OSCE y la africana Cadhp reclamaron ayer que se reconozca el derecho al acceso y el uso de Internet "como un derecho humano y una condición esencial para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión".

En orden a garantizar este derecho, los relatores y representantes de esas organizaciones internacionales pidieron a los Estados que se abstengan de imponer "interrupciones o bloqueos en la red de Internet o en la infraestructura de las telecomunicaciones", según se desprende de una declaración conjunta que presentaron en Londres.

También exigieron "respetar y afianzar el principio de neutralidad de red" y asegurar que los desarrollos importantes como la implementación de las redes móviles de 5G y la Internet de las cosas "respeten los derechos humanos".

Instan a abordar problemas que surgen con las tecnologías, como la desinformación

Más allá del marco general, la declaración conjunta llama a los gobiernos del mundo a tomar "medidas inmediatas y significativas para proteger la seguridad de los periodistas y otras personas que sean atacadas por ejercer su derecho a la libertad de expresión y poner fin a la impunidad de dichos ataques".

Celebran las "significativas contribuciones" de las tecnologías digitales con respecto a la expansión de las comunicaciones globales y la posibilidad de que las personas de todo el mundo tengan acceso a información e ideas, advierten sobre "la persistente necesidad de proporcionar acceso universal y asequible al servicio de Internet".

Asimismo, reconocen la necesidad de abordar los "problemas graves que surgen en el contexto de las tecnologías digitales, entre los cuales se encuentran la desinformación; la incitación al odio; la discriminación y la violencia; el reclutamiento y la propaganda terrorista; la vigilancia arbitraria e ilegal; la interferencia respecto al uso de las tecnologías de encriptación y el anonimato, y el poder de los intermediarios en línea".

Entre otras "preocupaciones", reconocen las "amenazas contra la diversidad y la independencia de los medios debido, entre otros motivos, a la significativa reducción en los ingresos publicitarios de los medios tradicionales.