El Ministerio de Salud recordó a los turistas que Brasil no solicita el certificado de vacunación contra la fiebre amarilla para ingresar al país, con motivo de las largas colas que se formaron para solicitar la dosis, lo que superó la cantidad disponible y generó quejas entre los viajantes.

"El sector público tiene garantizada la disponibilidad de vacunas contra la fiebre amarilla para todas las personas que tengan la indicación de vacunación", afirmaron desde la cartera que conduce Adolfo Rubinstein.

La congregación masiva de gente en los hospitales se debió a que al menos 15 personas murieron recientemente por esa enfermedad en Minas Gerais, Río de Janeiro y San Pablo, aunque esa situación epidemilógica no es reciente.

"No es necesaria la vacunación para aquellos que viajen por tierra o vía aérea a destinos situados en la costa de los estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande do Sul o permanezcan menos de 72 horas en una zona de riesgo como escala de viaje", explicaron y reiteraron que "deben vacunarse quienes viajen a los estados de Río de Janeiro, San Pablo, Espíritu Santo y Bahía y no tengan contraindicaciones".