La aparición masiva de roedores del tipo colilargo, transmisor del hantavirus, se debe, "principalmente, a la floración de la caña colihue", afirmó ayer Norberto Ovando, presidente de la Asociación Amigos de Parques Nacionales, y estimó que la situación perdurará "dos o tres semanas".

Las autoridades del Parque Nacional Nahuel Huapi decidieron cerrar algunos lagos y balnearios de la zona sudoeste de la provincia de Neuquén para prevenir el contagio de los turistas del hantavirus ante la masiva aparición de roedores.

Las zonas afectadas por la invasión y donde se tomaron medidas como prohibir bañarse se dio en las playas del Lago Espejo, senderos Última Esperanza, Cascada Ñivinco, Correntoso Espejo, Totoral, Aguada del Burro, RincónûPanguinal, Lagunas desde 7 lagos y Camino Viejo desde Correntoso a Cruce 7 Lagos, reportaron desde Parques Nacionales. Si bien las causas definitivas de la "ratada", Ovando consideró que está asociada "a la floración de la caña de colihue".