Roku retiró a YouTube TV de su tienda de canales. El acuerdo de distribución entre Roku y Google para YouTube TV expiró a partir de este viernes, y las dos partes no lograron llegar a un nuevo acuerdo. Sin embargo, Roku afirmó que está "dando un paso adicional para continuar ofreciendo a los suscriptores existentes acceso a YouTube TV en la plataforma Roku a menos que Google tome medidas que requieran la eliminación completa del canal". Las nuevas suscripciones de la aplicación YouTube TV también se desactivaron "hasta que se llegue a un acuerdo".

Mediante un correo electrónico, Roku advirtió a sus clientes que no eliminen la aplicación YouTube TV, ya que "no estará disponible para descargar en dispositivos Roku". La aplicación habitual de YouTube no se ve afectada por esta situación y permanece disponible gratuitamente en Roku.

La empresa de streaming acusó a Google de pretender imponer términos injustos que afectarían negativamente a los competidores de transmisión y beneficiarían al conjunto de aplicaciones de YouTube. Google también solicitó un acceso más profundo a los datos de los clientes de Roku que otros servicios, afirmó Roku, y está presionando para que adopte nuevos requisitos de hardware.

¿Qué es Roku?

Roku es un sistema para ver televisión en streaming, como Chromecast (de Google) Fire TV Stick (de Amazon) y Apple TV (de Apple), que permiten retransmitir archivos "en tiempo real" y sin límites geográficos, lo que para muchos es la nueva televisión online.

Roku no se encuentra entre los gigantes tecnológicos que dominan este mercado, sino que es una compañía más pequeña, que ganó protagonismo en todo el mundo gracias a que fue "pionera" en la reproducción por streaming.

"Solo le pedimos a Google cuatro compromisos simples", dijo Roku en una nueva declaración de este viernes. “Primero, no manipular los resultados de búsqueda de los consumidores. En segundo lugar, no exigir acceso a datos que no están disponibles para nadie más. En tercer lugar, no aprovechar su monopolio de YouTube para obligar a Roku a aceptar requisitos de hardware que aumentarían los costos del consumidor. En cuarto lugar, no actuar de manera discriminatoria y anticompetitiva contra Roku ".

A principios de esta semana, Google acusó a Roku de abusar de su sólida posición en el mercado de hardware de transmisión. “Roku a menudo se involucra en este tipo de tácticas en sus negociaciones. Estamos decepcionados de que eligieran hacer afirmaciones infundadas mientras continuamos nuestras negociaciones en curso ", dijo un portavoz de Google a The Verge el lunes. “Todo nuestro trabajo con ellos se cerró en garantizar una experiencia constante y de alta calidad para nuestros espectadores. No realizamos solicitudes para acceder a los datos del usuario ni interferir con los resultados de la búsqueda. Esperamos poder resolver esto por el bien de nuestros usuarios mutuos ".

Google siguió con una publicación de blog, indicando que “nuestras conversaciones iniciales comenzaron con Roku simplemente para renovar los términos actuales de su acuerdo en curso con YouTube TV, que se mantenieron vigente durante varios años. Nuestra oferta a Roku fue simple y sigue en pie: renovar el acuerdo de YouTube TV bajo los términos razonables existentes". Google afirma que Roku aprovechó la oportunidad para también "renegociar un acuerdo separado que abarca la aplicación principal de YouTube, que no vence hasta diciembre", según reportó Theverge en su sitio.

Una respuesta, suena como si Google quisiera que Roku se uniera al códec AV1:

"Nuestros acuerdos con socios tienen requisitos técnicos para garantizar una experiencia de alta calidad en YouTube. Roku solicitó excepciones que interrumpirían la experiencia de YouTube y limitarían nuestra capacidad de actualizar YouTube para solucionar problemas o agregar nuevas funciones. Por ejemplo, al no admitir códecs de video de código abierto, no podrá ver YouTube en 4K HDR u 8K, incluso si compró un dispositivo Roku que admita esa resolución", afirmó.

Al parecer, se trata de una versión digital de las disputas de transmisión de datos que son más comunes entre los proveedores de cable y los proveedores de contenido. Aunque la pelea ya es pública, ambas empresas están eligiendo sus palabras con mucho cuidado.

Roku insistió en que no está exigiendo más dinero a Google, y su correo electrónico a los clientes, enviado a las 8 de la mañana, dice: "no podemos aceptar los requisitos injustos y anticompetitivos de Google que permitirían la manipulación de sus resultados de búsqueda, impactando el uso de sus datos y, en última instancia, le costará más ".

La postura de Google es que "no puede darle a Roku un tratamiento especial a expensas de los usuarios" y reitera que no existieron solicitudes para cambiar la búsqueda o para un acceso especial a los datos del usuario. "Esta afirmación es infundada y falsa", dijo Google en su respuesta.