El Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal en Mar del Plata informó este viernes que tras la pericias realizadas sobre los calzados de los 10 rugbiers acusados de haber matado a Fernándo Báez Sosa, se pudo identificar que la zapatilla de lona negra ensangrentada corresponde a Máximo Thomsen. 

A seis meses del crímen que tuvo lugar en Villa Gesell, la investigación a cargo de la fiscal Verónica Zamboni, sumó un nuevo elemento probatorio contra el grupo que se encuentra detenido en el penal de Melchor Romero. La estructura del calzado coincide con el pie de uno de los principales señalados de haber perpetrado el crimen.

Desde la Policía Federal marplatense indicaron que también se logró rastrear otra impresión de calzado, pero al ser demasiado pequeña en tamaño, no resultó lo suficiente para ser atribuida en los análisis. Sin embargo, no hubo problemas en detectar el rastro que Thomsen dejó en el cuerpo de Fernándo Báez.

Los elementos aportados a la causa fueron encontrados durante la etapa de incutacion de materiales llevadas a cabo por la Dirección Distrital de InvestigacionesI (DDI) de Villa Gesell. La sangre todavía se encontraba en su puntera, seca y a simple vista.

En tanto, la causa a cargo de la fiscal Zamboni, aún se encuentra en el plazo máximo de diez meses para la elevación a juicio, mientras que la defensa de los acusados del crímen recibieron otro revés tras haber sido rechazado el hábeas corpus presentado ante la Cámara de Casación de Dolores.

Con esta nueva pericia, la situación de Thomsen se agudiza, sin embargo la acusación, no distingue grado de responsaibilidad, por lo que los 10 acusados, podrían ser condenados de homicidio agravado por alevosía.