El gobierno porteño oficializó este lunes el uso obligatorio de los "tapabocas" para ingresar y permanecer en comercios y oficinas de atención al público y al circular a bordo del transporte de pasajeros para prevenir contagios de coronavirus, y anunció el cobro de multas de entre 10.000 y 80.000 pesos para quienes no cumplan con la medida.

La resolución fue detallada por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y comenzará a regir desde mañana en toda la Capital Federal.

La medida fija "el uso obligatorio de elementos de protección que cubran nariz, boca y mentón para ingresar o permanecer en locales comerciales, en dependencias de atención al público y en medios de transporte público en el ámbito de la Ciudad". Recomienda la utilización de este tipo de dispositivos "en cualquier otro ámbito o lugar" diferente a los contemplados en la resolución, por ejemplo, la vía pública.

Por otro lado, la resolución prohíbe "la comercialización, en el ámbito de la Ciudad, de los barbijos N95 a cualquier persona que no acredite ser profesional o personal del servicio de salud y a las personas jurídicas que no tengan por objeto la prestación de ese servicio".

Y contempla que, una vez que entre en vigencia la medida del uso obligatorio de los "tapabocas", a la 0 hora del miércoles, también se hará "efectiva la fiscalización" del cumplimiento de la norma.

En ese marco, regirán también las multas que van desde los $10.000 pesos hasta los $80.000 pesos para las personas que no acaten la norma.

"La medida parte de la comprobación que tenemos que dos de cada tres personas que tiene coronavirus son asintomáticos, con lo que puede haber gente que esté en la calle contagiando sin saberlo, por eso es muy importante el uso de los tapabocas´", remarcó Larreta en la conferencia de prensa.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, explicó la diferencia entre barbijos o tapabocas y máscaras de soldador. "El tapaboca y nariz evita que la persona esté eliminando y emitiendo gotitas con el potencial virus si estuviera enferma", detalló. En cuanto a la máscara de soldador, explicó que es sólo para evitar que "la persona enferma te llegue con las gotitas a tus propios ojos". "Si querés protegerte de un potencial enfermo la forma más apropiada es tener las dos cosas, pero si vos querés andar por la calle y evitar contagiar la forma más correcta es taparte la boca y la nariz", sostuvo Quirós.

De piedra

Estatuas y monumentos con figuras humanas en la Ciudad de Buenos Aires amanecieron este lunes con tapabocas caseros colocados sobre sus rostros, en sintonía con la disposición. Por iniciativa del Gobierno porteño, desde Mafalda en Defensa y Chile, hasta Emanuel Ginóbili en el Paseo de la Gloria en Costanera sur y el monumento a los españoles en Avenida del Libertador, entre otras estatuas, aparecieron luciendo barbijos para no desentonar con la nueva medida, que regirá en el territorio porteño.

Según explicaron desde el gobierno de la Ciudad en un comunicado, se trata de una intervención realizada por el propio Ejecutivo para visibilizar la importancia del uso de tapabocas.

La iniciativa desplegada también alcanzó las estatuas de Isidoro, en Chile y Balcarce; de Larguirucho y Súper Hijitus, en Balcarce y México; de Clemente, en Defensa y Belgrano; y las del Paseo de la Gloria, Parque Lezama, el Jardín Botánico, la Plaza Italia, entre otras estatuas de figuras humanas ubicadas en diferentes barrios porteños.