Trabajadores del bar Plaza Dorrego del barrio porteño de San Telmo no llegaron a un acuerdo por salarios adeduados y se complicó la continuidad del mítico local, calificado como "notable" por el gobierno porteño y sitio de encuentro de los turistas que recorren el casco histórico.

Los ocho trabajadores, siete mozos y una mujer que realiza tareas de limpieza, permanecen dentro del local desde hace tres semanas para asegurar sus puestos de trabajo, ante la amenaza de cierre dado el conflicto entre el propietario del local y el dueño del fondo de comercio.

Famoso por albergar un encuentro entre los escritores Jorge Luis Borges y Ernesto Sábato en la década del 70, el bar está situado en el corazón de San Telmo, frente a la Plaza Dorrego.

El dueño del local, de apellido Vidal, se presentó junto con un escribano para solicitarle a Rubén Yufera, propietario del fondo de comercio desde hace más de 30 años, que le entregue las llaves del inmueble ya que le adeuda cinco meses de alquiler y ayer vencía el contrato. "Extraoficialmente sabemos que no le entregó las llaves", aseguró a Télam Luis Palmeiro, abogado de los trabajadores del bar.