Los jujeños celebrarán hoy el Día de Todos los Santos y el jueves el Día de las Almas o Fieles Difuntos, una tradición muy arraigada en el Noroeste, y que está íntimamente relacionada con la adoración a la Pachamama porque, según la creencia, los fallecidos están regresando a la tierra y necesitan de un homenaje de sus seres queridos para tranquilidad de su descanso.

Por estos días se percibe un clima de respeto y alegría que moviliza a toda la provincia en los preparativos para rendir homenaje a las almas con ofrendas de pan y suculentos platos de comidas.

“El inicio de esta costumbre se pierde en la memoria de los tiempos pero afortunadamente la esencia es la misma, lo que puede variar son los momentos y la transmisión de una generación a la otra”, señaló el folclorista humahuaqueño Fortunato Ramos, un cultivador de las tradiciones de la quebrada de Humahuaca.

Según Ramos, rendir tributo a los difuntos “es una forma de que el hombre respete todo lo que hizo quien en vida fue tal persona, entonces ese respeto se traduce en esperar no solo a las almas nuevas y que han fallecido últimamente sino a los viejos parientes que ya no están”.

La tradición enlaza conmemoraciones populares y las celebraciones litúrgicas, por lo que muchos jujeños participan de misas y se reúnen en familia para elaborar o comprar ofrendas con las que recordarán a sus seres queridos que ya no están.

Las ceremonias guardan una estrecha relación con los homenajes a la Madre Tierra, la Pachamama, “porque están volviendo a la tierra los fallecidos y necesitan tal vez una comida o un homenaje de este tipo”, explicó.

Tanto la zona de quebrada de Humahuaca y la puna de Jujuy forman parte de la vasta región andina con Bolivia y Perú, “donde están nuestras viejas civilizaciones y las raíces de todos estos homenajes a nuestros fallecidos”, sostuvo el folclorista. Para mañana, jueves 2, el gobierno provincial decretó asueto administrativo y escolar.