El Ministerio de Defensa inició la Campaña Antártica de Verano 2017-2018, que tiene como objetivo el aprovisionamiento y el cambio de dotaciones en las trece bases permanentes y transitorias que Argentina tiene en el continente austral.

La campaña, la número 114, comenzó con la zarpada del aviso ARA Estrecho San Carlos y del transporte ARA Canal Beagle desde el puerto de la ciudad de Buenos Aires.

Los buques enviados a la Antártida llevan combustibles en tambores, alimentos, herramientas y diversos equipos.

Los relevos de las dotaciones de las bases se harán por aire y mar, y se transportarán 2.400 toneladas de carga de todo tipo.

El 26 de diciembre próximo se sumará a la misión el rompehielos ARA Almirante Irízar, que volverá en campaña a la Antártida luego de un proceso de refacción y modernización tras el incendio que sufrió en 2007, que lo dejó diez años inactivo.

El Almirante Irízar "es una pieza fundamental" dado que constituye "un importante recurso propio para llevarla a cabo sin tener que acudir a embarcaciones extranjeras", destacó el comunicado oficial.