Siete de cada diez jefes y jefas de hogar de la Capital y el Gran Buenos Aires se consideran parte de la “clase media”, de acuerdo a un estudio que a su vez marcó importantes diferencias entre las percepciones a uno y otro  lado de la Avenida General Paz. 

Los datos surgen del procesamiento de los datos de la Encuesta Nacional sobre Estructura Social (ENES), llevada adelante por el  Programa de Investigación sobre la Sociedad Argentina Contemporánea (PISAC) en el segundo semestre de 2014 y que fue presentada en un informe del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM). 

En el estudio se consultó a los jefes y jefas de hogar si se consideraban a sí mismos como pertenecientes a alguna clase social: en el Area Metropolitana de Buenos Aires (Capital y Gran  Buenos Aires), el 84,1% de los consultados dieron una  respuesta positiva y un 15,9% negativa. 

“A aquellos consultados que consideraron pertenecer a una  clase social, se les preguntó por su pertenencia de clase. El  71,4 por ciento se consideró de clase media”, indicó el estudio.
De ellos, el 44,3% se identificó como “clase media”, el 23,1  por ciento con la “clase media baja” y el 4,1 por ciento con la  “clase media alta”. 

“En tanto, el 0,2 por ciento se consideró de clase alta y el 7,2 por ciento de clase baja. En la  clase obrera  se ubicó el  21,1 por ciento.

Según el reporte, “el contraste entre la CABA y el GBA es  notorio”. 

“La clase media (media, media baja y media alta) se extiende  al 91 por ciento de la Capital y se reduce al 62,8 por ciento del  Gran Buenos Aires. La diferencia más notoria se dio en la categoría  clase media  en la que se ubican nada menos que el  67,4 por ciento de los consultados en la CABA y sólo el 34,1 por  ciento del GBA. La categoría  clase media alta  es en proporción  de más del doble en la Capital que en el Gran Buenos Aires (6,4 y  3 %, respectivamente). En tanto, la “clase media baja” tiene  mayor peso en el Gran Buenos Aires que en la Capital (25,7 y  17,1%, respectivamente)”, se indicó. 

Además, el informe reveló que “también hay grandes diferencias en cuanto a quienes se consideran de  clase obrera : el 28,1 por  ciento en el Gran Buenos Aires y sólo el 5,2 por ciento de la  CABA”. 

“De clase baja se consideran apenas el 3,6 por ciento en la  Ciudad, proporción que aumenta al 8,9 por ciento del GBA. En la  otra punta de la pirámide, quienes se ubican en la clase alta  muestran una similar proporción a uno y otro lado de la General  Paz (0,2 por ciento en la Ciudad y 0,3 por ciento en el Gran  Buenos Aires)”, agregó.

En la encuesta también se consultó cómo cada Principal Sostén del Hogar se ubicaba socialmente en una escala de 1 a 10, en la  que 1 es lo más bajo y  10 es lo más alto en materia de ingresos. 

“El 51,5 por ciento de los jefes de hogar del AMBA se ubicaron  entre el 1 y el 5 -aunque sólo el 10,3 por ciento entre el 1 y el  3”, se indicó.         

En cuanto a “la situación en la Capital, sólo el 38,2 por  ciento se ubicó en las 5 categorías de menores ingresos, en tanto  que lo hicieron el 57 por ciento de los del GBA”. 

“En la Ciudad de Buenos Aires apenas el 4,3 por ciento de los  jefes de hogar se ubicaron en las tres categorías de menos ingresos, proporción que sube al 12,6 por ciento en el GBA.

Si  vamos a las tres de mayores ingresos, estas suman el 12,9 por  ciento en la CABA y el 8,2 por ciento en el GBA. Las cuatro categorías de más peso son las que van del 4 al 7.

En el AMBA suman el 80,3 por ciento, en la CABA el 82,2 por ciento y en el  GBA el 79,3 por ciento. Aquí hay que hacer una salvedad. En la CABA las cuatro categorías de más peso son las que van del 5 al 8  -reúnen el 83,5 por ciento”, se informó.