Si bien un 77% se siente afectado por la ola de calor, sólo el 30% modifica su rutina por las altas temperaturas, aunque un 90% toma medidas para prevenirse del golpe de calor. Un estudio realizado por la agencia de Investigación de mercado Ttripanel, para conocer los cambios de hábito que obligan a tener las altas temperaturas y las medidas para prevenir los golpes de calor reveló que la mitad de los entrevistados declaró nunca haber tenido un golpe de calor, pero quienes no tuvieron esa suerte aseguraron haber sentido dolores de cabeza (82% de menciones), sensación de sofocamiento (60%), mareos (57%), náuseas o vómitos (35%), temperatura corporal muy alta (31%), deshidratación (29%),enrojecimiento y sequedad de la piel (21%), confusión y desorientación (15%) y disminución de frecuencia cardíaca (9%).

En cuanto a los hábitos que sufren modificaciones, principalmente son los horarios en los que hacen algunas actividades, los horarios de las comidas y el tipo de alimentación ya que optan por comidas más frescas y más consumo de líquidos. Por otra parte, el 75% declara que es capaz de suspender alguna salida o actividad debido a las altas temperaturas.

Nueve de cada 10 consultados, aseguró tomar medidas para prevenir un golpe de calor. Las más habituales son: consumir abundante agua durante todo el día (55%), evitar la exposición al sol en los horarios donde está más fuerte (44%), permanecer en lugares frescos o ventilados (43%), usar ropa de telas livianas (41%), consumir más líquidos de lo habitual (39%), evitar comidas calientes y consumir alimentos más frescos (28%), usar ropa de colores claros (24%), ducharse seguido (23%), evitar la actividad física (23%) y evitar el consumo de bebidas alcohólicas (15%).

Con máximas de entre 34 y 36 grados continúa vigente el alerta amarillo por una ola de calor en el centro del país, donde se espera que en las primeras horas del miércoles una masa de aire frío provoque un "leve descenso" de las temperaturas, informó el Servicio Meteorológico Nacional.

El SMN mantiene además el alerta amarillo en algunos sectores de la provincia de Buenos Aires, Capital Federal, La Pampa y centro y sur de Santa Fe.

Ese alerta, denominado "leve a moderado", precisa que las temperaturas registradas en el área especificada pueden ser "peligrosas para grupos de riesgo, es decir, bebés, niños pequeños, personas mayores de 65 años y enfermos crónicos".

En tanto, el norte del país "no será afectado por el avance de la masa de aire frío".