Este lunes Laboratorios Richmond comienza a fabricar el segundo componente de la vacuna Sputnik V en Argentina con la sustancia activa que envió el Centro Gamaleya desde Rusia. El primer lote será de 150.000 dosis, según anunció el presidente de la empresa, Marcelo Figueiras.

La semana pasada contó que se avanzó con la fabricación del segundo lote del primer componente, y este lunes inicia el proceso de formulación, filtrado y envasado "con los 100 litros del segundo componente que alcanzará para unas 150 mil dosis", según detalló Figueiras a Télam.

Así, se podrá comenzar a completar los esquemas de vacunación de muchas personas que esperan el segundo componente luego de la espera de tres meses o más desde la primera inyección.

Luego de iniciar con la producción del primer lote de la segunda dosis, Richmond espera "560 litros más de principio activo, pero depende del envío desde Moscú", indicó Figueiras.

Primera dosis fabricada en Argentina

El primer lote de la primera dosis ya se fabricó y pasó con éxito las pruebas de calidad realizadas por el propio laboratorio y la Anmat, y ahora resta esperar que se apruebe en Rusia por parte del Centro Gamaleya, donde hay "mucha demanda" para análisis de este tipo, por lo que hay demoras.

"Ya produjimos las primeras 450.000 dosis, que están en Andreani y a disposición del Gobierno para cuando Gamaleya, de un momento a otro, nos de el 'ok'", sostuvo Figueiras a Radio 10 el lunes, día en que el laboratorio comenzó a producir el segundo lote de la primera dosis.

El lanzamiento de la primera dosis para que comiencen a ser aplicadas dependerá del tiempo que tarde el Centro Gamaleya en aprobar su calidad, además de las pruebas realizadas en Anmat y Laboratorios Richmond.

"Gamaleya se comprometió a terminar lo antes posible sus verificaciones finales pero tienen muchos análisis que hacer; nosotros tenemos la tranquilidad de haberlo chequeado nosotros y que dieran todo bien", indicó Figueiras la semana pasada a Télam.

Cómo se fabrica la Sputnik V en Argentina

En la actualidad, la planta de Richmond ubicada en la localidad bonaerense de Pilar realiza la formulación, filtrado y rellenado de viales (envasado), un complejo proceso técnico y científico con exigentes requerimientos de buenas prácticas de manufactura. Para realizar este proceso, el laboratorio recibe el principio activo de la vacuna elaborado en el Gamaleya.

"Este proceso no es un 'embotellado' simple, requiere un conocimiento técnico y científico de mucha complejidad y de mucha importancia e implica el trabajo de muchos profesionales tanto para la producción como para el control; es decir, no es un proceso mecánico o tecnológico simplemente, es un trabajo científico", había asegurado también el empresario en una entrevista previa con Télam.

La siguiente etapa consistirá en la producción completa de la vacuna en la nueva planta que el laboratorio se encuentra construyendo también en Pilar.

"La nueva planta está pensada para producir hasta 500 millones de dosis por año y ahí se podría hacer desde el principio activo hasta el envasado, es decir, la producción completa", había adelantado Figueiras.

Según detalló, la planta "tendrá la capacidad de realizar productos biotecnológicos y de producir vacunas de diferentes tipos de plataforma como, por ejemplo, la de Pfizer y la Sputnik, que usan diferente tecnología".