Las líneas B, C y E del subterráneo operaron ayer con demoras y la D con servicio limitado entre Catedral y José Hernández, en una jornada marcada por la modificación en los horarios del servicio que, a partir de ayer, funciona de lunes a viernes de 5.30 a 23.30 y los sábados, de 6 a 24.

Si bien se habló de medidas de fuerza adoptadas ante estos cambios, los secretarios general y de Prensa de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), Roberto Pianelli y Enrique Rositto, respectivamente, negaron de manera enfática que el personal haya adoptado hoy esas disposiciones y atribuyeron los inconvenientes y demoras a la ausencia de publicación en tiempo y forma de los nuevos horarios de los servicios de las formaciones y de las tareas de los empleados del sector

El nuevo esquema fue parcialmente acatado ya que algunos conductores de la línea A mantuvieron interrumpido el servicio aduciendo que habían cumplido su horario, mientras que las líneas B, C y E operan con demoras por la misma razón, informaron desde Metrovías.