El sindicato que nuclea a los encargados de edificios (Suterh) decidió tomar medidas complementarias para garantizar las condiciones sanitarias de los trabajadores que se desempeñan en la sede en el marco de las recomendaciones para mitigar la transmisión del coronavirus Covid-19.

Según comunicó ayer, se instaló una cabina que utiliza un rociador para eliminar las bacterias y al que deben acceder en forma obligatoria los que ingresen a la sede.

Según explicaron en un comunicado, el Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (Suterh) instaló una cabina sanitaria en su sede, ubicada en Sarmiento, en la Ciudad de Buenos Aires ysolicitó otras 14 para sus instalaciones.

En esa cabina, la persona ingresa  con los brazos abiertos y ojos y boca cerrados, debiendo realizar un giro completo para quedar impregnada completamente.

 El sistema la rocía con una mezcla de agua y sanitizantes que eliminan bacterias, virus y hongos. Una vez finalizado el procedimiento, la protección es efectiva por varias horas.