El intendente de Tandil, Miguel Ángel Lunghi, confirmó que analiza junto a otras localidades vecinas "la probabilidad de establecer un corredor libre de coronavirus para el tránsito de personas" y dijo que por ese motivo solicitaron al "gobierno provincial la posibilidad de habilitar la actividad turística a nivel local". Lunghi afirmó en una entrevista virtual que tienen "muy avanzados los protocolos de bioseguridad para la vuelta de la actividad en restaurantes, hoteles y alojamientos" y manifestó que, por ese motivo, quieren "seguir flexibilizando actividades hasta llegar a recibir turistas de la zona".

El intendente de la ciudad serrana, donde hace 35 días no se registran casos de coronavirus, destacó que hay trabajos conjuntos con Olavarría, Ayacucho, Coronel Suárez, San Cayetano y Rauch para establecer un corredor turístico libre de coronavirus. El funcionario estimó que esto "puede ser posible porque en estas localidades, que están libres de coronavirus, hay 400.000 habitantes y una baja densidad poblacional".

"La actividad, con protocolos de bioseguridad adecuados, respetando el aislamiento y otras modificaciones, tiene que comenzar lo antes posible porque la parálisis por el coronavirus está provocando un serio deterioro económico que influye en el clima social y hasta en cuestiones personales", enfatizó.

Lunghi dijo que la vuelta de la actividad turística "será muy lenta y con viajes cortos, quizás sin estadías", motivo por el cual, desde su óptica, "el desarrollo del sector se va a encontrar con muchas dificultades". Tandil cuenta con unos 300 establecimientos de hotelería y gastronomía que emplean cerca de 5.000 personas y que, según el presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Bares de esa ciudad, Luis Cerone, "tienen sus puestos de trabajo en riesgo por la abrupta caída de la actividad por el coronavirus".