El " home office" llegó para quedarse y no son pocas las compañias de distintos rubros que están "repensando" el modelo de trabajo remoto y planean poner en marcha un sistema "híbrido" entre presencial y virtual. De hecho, un estudio reveló que el 91% de las empresas prevé adoptar un esquema de trabajo mixto para la etapa pospandemia.

Los datos se desprenden del relevamiento realizado por la consultora D'Alessio IROL para el Instituto de Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA). En el informe se resaltó que el 63% de las compañías consultadas dijo que adoptará una modalidad "híbrida, con algunos días de teletrabajo" cuando termine o aminore la pandemia de coronavirus.

A su vez, otro 28% respondió que aplicará la metodología "híbrida, pero sólo para quienes puedan continuar con su trabajo en la casa". Por último, el 95% de las compañías consultadas consideró que las innovaciones en el área de transformación digital están reflejando la mayor productividad.

En este sentido, el estudio concluyó que la transformación digital "abarca prácticamente a la totalidad de las empresas" y sostuvo que es visto como un "fenómeno irrenunciable e irreversible".

En términos similares se expresó el director general de dotación de personal de Randstad, Maximiliano Schellhas a Télam, quien sostuvo que "el modelo híbrido es el que va a predominar los próximos años, a la velocidad que el negocio lo permita y que sus directivos lo validen". 

También la Directora de Recursos Humanos de Accenture Latinoamérica, Alejandra Ferraro, dijo que el modelo de regreso a la presencialidad "es un tema que está sobre la mesa"

Sin embargo, insistió en que "la implementación de la presencialidad va a ser diferenciada en función del sector y del tamaño de la empresa" ya que "no es lo mismo la gran empresa que la pyme; hay mucha customización y análisis" en cada empresa.

Por su parte Shellhas consideró que "este tema aún no está resuelto y requiere de muchas discusiones que en el ámbito local no se solucionan con una ley de teletrabajo que no contenta a nadie". En su opinión "hay que sentarse y escuchar a todos los actores, dar flexibilidad dentro del marco y permitir que tomen sus decisiones.” 

Remarcó que "para atraer al talento nuevamente a las oficinas hay que tener bien en claro” para que se lo convoca: “No sirve decir volvamos, y que luego es no tenga ninguna función práctica que impacte en el negocio", explicó.

Sin embargo, consideró que el compartir el lugar de trabajo “trae ventajas irremplazables para los equipos y la organización”. En este sentido, agregó que “mejora el trabajo de los equipos, en situaciones que requieren de interacciones fluidas, cercanas, complejas y más profundas".