En medio de la pandemia y de la polémica por las vacunas, en las ultimas semanas se suma un nuevo problema para jubilados. Se trata del cierre de varios centros de salud del conurbano, orientados a la atención de adultos mayores. Desde las clínicas piden actualización en las prestaciones y un plan integral para evitar mas cierres. Del otro lado, miles de jubilados piden que sus lugares de atención médica no cierren

“Lamentablemente no es algo desconocido para el gobierno, el PAMI, las Obras Sociales y las Prepagas. Desde la FAPS enviamos distintas notas a todos los actores, reclamando una urgente recomposición de los valores para contar con recursos genuinos que nos permitan afrontar los aumentos de costos. En un contexto de inflación como el que vivimos, un retraso de esta índole empuja a muchas empresas al cierre”, sostuvieron desde la Federación Argentina de Prestadores de Salud.

La FAPS sostuvo que “la discusión paritaria de este año expone la crisis del sistema de salud argentino" y remarcó que si bien el Gobierno "facilitó distintos programas de alivio (ATP, REPRO y Decreto 300) que sirvieron para hacer frente a una parte de los sueldos", los prestadores no pueden "seguir adelante si el PAMI, las Obras Sociales sindicales y provinciales y las empresas de Medicina Prepaga" les siguen pagando valores correspondientes al 2019. 

"Nuestros ingresos están prácticamente congelados desde el 2019 y con costos que no paran de subir. Con voluntad pero sin recursos, no podemos afrontar incrementos salariales”, advirtió

Desde el sector esperan poder recomponer para evitar mas cierres y el eventual abandono de pacientes de riesgo a las puertas de una segunda ola de coronavirus,