Luego de que las empleadas domésticas de  Nordelta denunciaran que no las dejaban tomar las combis que circulan por el complejo, el Concejo Deliberante de Tigre aprobó por unanimidad una ordenanza por la cual se autoriza el ingreso de la línea de colectivos 723 a la avenida troncal que lo circunda.

El objetivo de la medida es que esa empresa de transportes pueda prestar su servicio tanto a los vecinos del complejo de barrios cerrados de ese distrito de la zona norte del Gran Buenos Aires como a quienes concurren a trabajar allí todos los días.

Las empleadas domésticas habían denunciado que en los últimos meses no las dejaban tomar el mismo bus que los propietarios, que brinda la empresa Mary Go. “A nosotras no nos dejan viajar. Empezamos a averiguar y nos enteramos de que en una reunión algunos dueños dijeron que no querían compartir el transporte con nosotras porque 'hablábamos mucho y estábamos transpiradas'”, relató una de ellas, que debió guardar su identidad por temor a represalias.

Una tarde, para visibilizar la situación y después de que varios vehículos pasaran sin permitirles subir, cortaron una calle de manera espontánea. Llevaban una espera de una hora y media.

Hace un año, se había viralizado el audio de una vecina, que a través de un mensaje WhatsApp se quejaba de los vecinos.  “Me molesta ver a un grupo de gente que lleva al perro a la pileta como si estuviéramos en la Bristol de Mar del Plata”, advirtió, para afirmar luego que ella tenía “determinados códigos de estética visual y de estética moral”, que sus vecinos no. La llamaron "La cheta de Nordelta".

La denuncia de las empleadas domésticas volvió a generar un gran revuelo y el Consejo Deliberante decidió tomar cartas en el asunto. La nueva norma fue aprobada por el voto afirmativo de los bloques de concejales del Frente Renovador, Unidad Ciudadana y Cambiemos, se informó a la prensa. 

Al respecto, la presidenta del Concejo Deliberante, Alejandra Nardi, expresó: "Pensamos en el bienestar de los vecinos y por eso llegamos a un acuerdo para aprobarlo por unanimidad".

El proyecto de ordenanza fue presentado días atrás por el Poder Ejecutivo municipal, a instancias del intendente Julio Zamora, con el objetivo de cubrir una necesidad cada vez mayor de la población que reside o visita Nordelta de contar con un servicio de transporte público. 

"Durante muchos años se caracterizó a Tigre como una zona de barrios cerrados. Nosotros queremos hablar de barrios abiertos, de cohesión social. Consideramos que los espacios públicos son democratizadores, por eso impulsamos este proyecto", afirmó Zamora al presentarlo.