El Museo Nacional de Bellas Artes reabrirá sus puertas mañana con espacios renovados, seis salas de arte latinoamericano que incluyen obras del período prehispánico y colonial, y tres muestras temporarias, luego de un ciclo de reformas iniciadas en 2016.

En el origen de estas obras primó el objetivo de "mejorar la infraestructura y la parte arquitectónica del museo, ya que si bien posee una colección superlativa de artes visuales tenía un déficit notorio y necesitaba una revitalización que permitiera una vinculación con el exterior y un servicio al visitante", explicó a Télam el director del Museo Andrés Duprat.

En 2016 se iniciaron las obras en el hall de entrada que recuperó el diseño original de Alejandro Bustillo, se hicieron rampas y se colocaron ascensores. Este nuevo diseño ofrece al ingresar por la derecha un recorrido cronológico por el arte latinoamericano con la exhibición permanente de arte prehispánico, que da cuenta de las culturas que habitaban el territorio antes de la llegada de Cristóbal Colón, mientras que ingresando por la izquierda se llega a las obras de la vertiente europea del siglo XIX.

El calendario anual de exhibiciones con tres muestras temporarias, dos de ellas de artistas argentinos: "Carlos Alonso. Pintura y memoria" y "Diana Dowek. Paisajes insumisos". A ellas se suma "Ninfas, serpientes, constelaciones. La teoría artística de Aby Warburg", que recoge las principales ideas del historiador de las imágenes alemán Aby Warburg (1866-1929).

La reinauguración del Bellas Artes se realizará al público el viernes próximo; puede visitarse de martes a viernes, de 11 a 20, y los sábados y domingos, de 10 a 20.